El primer secuestro del banquero Sivak fue un crimen de lesa humanidad, dictaminó la Cámara

16 de Julio de 2012 | Fue cometido en plena dictadura por un "grupo de tareas" militar-policial
El primer secuestro sufrido por el asesinado empresario Osvaldo Sivak en 1979 fue declarado delito de "lesa humanidad" por la Cámara Federal porteña, que condenó a diez años de prisión a uno de los ex policías detenidos por el hecho perpetrado por un "grupo de tareas" que reunía dinero para la llamada "lucha antisubversiva" o para provecho propio al amparo de las autoridades dictatoriales. La decisión recayó en el ex oficial principal de la Policía Federal Ricardo Taddei en cuya casa estuvo secuestrado Sivak entre el 7 y 9 de agosto de 1979, hasta que fue liberado, según el fallo al que accedió Télam. Taddei había sido condenado a ocho años de cárcel, pero los camaristas elevaron la pena a diez años, rechazaron la prescripción del caso por considerarlo de lesa humanidad y advirtieron que ese secuestro "se produjo durante el ataque sistemático contra la población civil instaurado en el aparato de poder erigido por la dictadura como política de Estado". La resolución lleva las firmas de los jueces Eduardo Freiler, Eduardo Farah y Jorge Ballestero.

Osvaldo Sivak  con sus hijas. Lo habrían secuestrado para publicar un diario.
Osvaldo Sivak con sus hijas. Lo habrían secuestrado para publicar un diario.
Sivak sobrevivió a ese secuestro en el que se pedía una rescate de dos millones de dólares efectuado por un grupo de tareas del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército integrado mayoritariamente por policías federales.  El rescate no fue pagado porque en el preciso momento de efectuarse apareció otro grupo de policías que detuvo a los cobradores y obtuvo de ellos que ordenaran la liberación de Sivak, retenido en una casa de Remedios de Escalada de propiedad de Taddei.

A mediados  de 1985, ya durante el gobierno de Raúl Alfonsín, Sivak fue víctima de un segundo secuestro, esta vez a manos de policías liderados por quien había detenido a sus secuestradores de 1979, el inspector Roberto Buletti. A quien Sivak, en agradecimiento, lo había nombrado jefe de seguridad de su exitosa empresa Buenos Aires Building.  Por razones obvias, porque Sivak sabía perfectamente quien era su jefe, los secuestradores lo asesinaron después de que su familia pagará más de un millón de dólares de rescate.

El primer secuestro fue cometido además de Taddei, entre otros por el capitán Rafael López Fader,  y los subcomisarios José Ahmed y Alfredo Vidal, que formaban parte de un grupo de tareas de policías y militares que recaudaba fondos para la represión ilegal, consideraron los camaristas.

La banda "estuvo destinada a ejecutar secuestros extorsivos de empresarios y financistas de la época orientados a obtener dinero para aplicar a la llamada lucha contra la subversión y/o en beneficio de sus integrantes", consideraron los camaristas.

El primer secuestro "se produjo durante el ataque sistemático contra la población civil instaurado desde el aparato de poder dirigido por la dictadura como política de Estado" y en el marco de la cual "había tolerancia de superiores" que daba "impunidad" e "imposibilidad de auxilio" a Sivak porque "unos investigaban y otros cometían el delito" dentro de la misma fuerza de seguridad.

"La situación de indefensión de Sivak es idéntica a la de toda víctima del aparato represivo estatal implementado por la dictadura", por lo cual es un crimen de lesa humanidad imprescriptible, concluyó el fallo.