Quedó firme la condena a perpetua de Marandino, uno de los responsables de la Masacre de Trelew

12 de Agosto de 2021 |
Los otros dos condenados, Sosa y Del Real, fallecieron en el transcurso de las apelaciones y del recurso extraordinario

Carlos Amadeo Morandino (Foto de Jornada, diario de Chubut)
Carlos Amadeo Morandino (Foto de Jornada, diario de Chubut)
La condena a prisión perpetua de uno de los responsables por la llamada Masacre de Trelew quedó firme, luego de 9 años de la realización del juicio oral y ocho meses después de que la Corte Suprema anulara un fallo que beneficiaba al acusado de haber participado en el fusilamiento de presos políticos en una base de la Armada en 1972.

La noticia fue dada a conocer el martes 10 por el CELS, a partir de que venciera el plazo en el que la defensa del condenado Carlos Amadeo Marandino podía recurrir en queja ante la Corte Suprema de Justicia por su decisión, en diciembre pasado, de anular un fallo que le concedió el recurso extraordinario al suboficial de la Armada.

El máximo tribunal sostuvo que cuando la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) aceptó el recurso extraordinario presentado por Marandino “no efectuó un análisis circunstanciado” del planteo de la defensa en cuanto a si era un delito de lesa humanidad el fusilamiento de detenidos en una base militar.

El suboficial de la Armada fue condenado, entre otros, como coautor de homicidio con alevosía de 16 personas y tentativa del mismo delito contra otras tres por los crímenes cometidos el 22 de agosto de 1972 en la base Almirante Zar de Trelew, provincia de Chubut.

La Corte afirmó que, al habilitar el recurso extraordinario, la Sala III de la CFCP, la concesión parcial del remedio federal empleó un fundamento “genérico” que “resulta inhábil para formar convicción acerca de la configuración de algún supuesto que justifique la intervención” del máximo tribunal.

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia había condenado a Marandino el 15 de octubre de 2012, junto con otros dos marinos Luis Emilio Sosa y Emilio Jorge del Real, que fallecieron en los últimos años.

Los tres fueron considerados responsables del homicidio agravado de los presos políticos Rubén Bonet, Jorge Ulla, José Mena, Humberto Suárez, Humberto Toschi, Miguel Ángel Polti, Mario Delfino, Alberto Del Rey, Eduardo Capello, Clarisa Lea Place, Ana María Villareal de Santucho, Carlos Astudillo, Alfredo Kohon, María Angélica Sabelli, Susana Lesgart y Mariano Pujadas.

También se les imputó la tentativa de homicidio de María Antonia Berger, Alberto Camps y Ricardo René Haidar, quienes sobrevivieron y pudieron dar su testimonio antes de ser desaparecidos por la última dictadura militar.

Todos ellos fueron militantes de FAR, ERP y Montoneros, que se habían fugado de la unidad penitenciaria de Rawson y que, ante la imposibilidad de escapar del país, se entregaron en presencia de un juez a las fuerzas de Seguridad de la Marina.

La sentencia fue revisada y confirmada en 2014 por la Cámara Federal de Casación Penal, pero la decisión fue recurrida y por eso debió intervenir la Corte Suprema.

Luego de seis años, el máximo tribunal del país rechazó el planteo de la defensa (en diciembre pasado) y el expediente volvió a la sala III de la Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) que, en mayo de este año, rechazó el recurso extraordinario.

Ahora, quedó vencido el plazo para que la defensa de Marandino pudiera recurrir en queja ante la Corte. Sosa y Del Real, al fallecer mientras no había fallo definitivo, disfrutaron, aunque detenidos, de la denominada “impunidad biológica”.