Mar del Plata / CNU II: Perpetua para Ullúa y cinco años de prisión para Oscar Héctor Corres

18 de Diciembre de 2020 |
Integraron la banda parapolicial que cometió, entre otros asesinatos, el de la decana de Humanidades de la UCA marplatense, en 1975

El Tribunal Oral Federal 1 de Mar del Plata condenó ayer a prisión perpetua al abogado Eduardo Salvador Ullúa, de 68 años, sentenciado  por delitos de lesa humanidad cometidos antes de la última dictadura por la formación parapolicial Concentración Nacional Universitaria (CNU), y condenó a cinco años de cárcel a otro integrante de la citada organización.

Los condenados son el citado Ullúa, por haber integrado una asociación ilícita y como coautor de ocho homicidios agravados "por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas", y Oscar Héctor Corres (72), acusado de formar parte de la CNU.

El juicio por la causa denominada "CNU II" se inició el 11 de agosto de 2019, luego de que en diciembre de 2016 otros siete acusados de formar parte de esa organización parapolicial resultaron condenados en un primer proceso, entre ellos el exfiscal federal Gustavo Demarchi, sentenciado a perpetua

El tribunal, integrado por Enrique Méndez Signori, Daniel Obligado y Nicolás Toselli, dio a conocer su fallo en una sala y Ullúa siguió la lectura de manera remota desde la Unidad Penal 34 de Campo de Mayo, donde cumple prisión preventiva.

Ullúa fue hallado culpable por los homicidios de Enrique "Pacho" Elizagaray, Guillermo Enrique Videla, Jorge Enrique Videla, Jorge Lisandro Videla, Bernardo Goldemberg, Daniel Gasparri y Jorge Stoppani, ocurridos entre marzo y abril de 1975.

Este abogado, que estuvo nueve años prófugo, fue condenado además como coautor del asesinato y la privación ilegítima de la libertad de la entonces decana de la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica marplatense María del Carmen Maggi, secuestrada en su domicilio el 9 de mayo de 1975 y aun desaparecida.

En sus últimas palabras ante el tribunal, Ullúa había acusado de "falta de pruebas" al fiscal del juicio, Pablo Ouviña, y aseguró que se sintió "agraviado" y que desconocía si se trataba "de justicia o de venganza".

La sentencia coincidió con el pedido del fiscal, quien había solicitado la perpetua tras señalar que el acusado "fue específicamente designado como uno de los responsables de cumplir con la orden de llevar adelante una depuración ideológica del peronismo en Mar del Plata, y la CNU se convirtió en uno de los brazos de la asociación ilícita para ejecutar esa orden en esta ciudad".

El pedido había sido respaldado además por las querellas de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense y la Universidad Nacional de Mar del Plata.

La defensa de Ullúa había solicitado su absolución en una audiencia realizada el miércoles.

En el caso de Corres, también abogado, fue condenado a cinco años de prisión por integrar una asociación ilícita, y se le impuso la prohibición de salir del país.

Corres llegó al juicio en libertad y el Ministerio Público había solicitado una pena de prisión de diez años, por considerar que "sus aportes a la asociación ilícita que desató el terror en ciudades como La Plata, Buenos Aires, Bahía Blanca y Mar del Plata, fueron concretos y marcaron para siempre la vida de sus víctimas", pedido que fue acompañado por las tres querellas. Sus defensores también habían pedido que fuera absuelto.