La Procuradurķa informa que ya llegan a mil las condenas dictadas desde la reapertura de los juicios

18 de Septiembre de 2020 |
Suman 246 las sentencias dictadas por los tribunales federales a partir de 2006

La Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad (PCCH), a cargo de la fiscal federal Ángeles Ramos, realizó un nuevo relevamiento sobre el estado actual del proceso de juzgamiento de los juicios por delitos de lesa humanidad, de donde surge que suman 246 las sentencias dictadas desde la reapertura de las causas y que al 15 de septiembre son 997 las personas condenadas. Otro dato importante es que crece el número de prisiones domiciliarias concedidas a personas procesadas y condenadas.

El documento elaborado por la procuraduría especializada indica que se registra un total de 3.329 personas investigadas por delitos de lesa humanidad. La cifra desagregada consta de 618 personas procesadas, 538 imputadas, 176 con falta de mérito, 162 absueltas, 92 sobreseídas, 65 indagadas, 28 prófugas y las ya consignadas 997, que fueron condenadas. Un total de 653 personas investigadas por crímenes cometidos durante el terrorismo de Estado desde la reapertura de las causas ya han fallecido.

En cuanto al estado de los expedientes judiciales, el relevamiento indica que de 597 en trámite, un 44 por ciento se encuentra en etapa de instrucción (263), un 41 por ciento obtuvo sentencia (246), un 12 por ciento está elevado a juicio (70) y un 3 por ciento está actualmente en etapa de debate (18).

Por otra parte, el relevamiento de la Procuraduría también revela un considerable aumento en la cantidad de prisiones domiciliarias concedidas este año, incremento que se debe, en una pequeña porción, al contexto de pandemia y a la entrada en vigencia del Decreto 260/20, a partir del cual se registraron solicitudes de morigeración de la modalidad de prisión.

En comparación con el mes de junio, cuando la cifra era de 649, el número actual marca un leve ascenso: actualmente son 659 las personas que se hallan bajo esta modalidad de arresto.

Visto desde otro ángulo, 659 personas cumplen arresto domiciliario, lo que representa un 72 por ciento de los casos de personas detenidas. En tanto que unas 181, es decir, un 20 por ciento del total de privadas de la libertad, permanece en unidades penitenciarias. El restante 8 por ciento está alojado en otra clase de dependencias.