Comienza en octubre el juicio oral por los "vuelos de la muerte" desde Campo de Mayo

19 de Septiembre de 2020 |
Están imputados cuatro ex pilotos y un general de división que comandaba los Institutos Militares

Vista aérea de la guarnición militar de Campo de Mayo, que abarca 5.000 hectáreas en la zona norte del GBA
Vista aérea de la guarnición militar de Campo de Mayo, que abarca 5.000 hectáreas en la zona norte del GBA

Cinco militares retirados serán juzgados a partir del próximo 5 de octubre, acusados de "organizar, planificar y materializar" los llamados vuelos de la muerte, cuyas víctimas estaban secuestradas en distintos CCD de Campo de Mayo durante la última dictadura cívico militar.

Además del condenado en otras causas Santiago Omar Riveros, quien ejercía la comandancia de los Institutos Militares con sede en Campo de Mayo, son acusados esta vez los ex pilotos militares Luis del Valle Arce, Delsis Malacalza, Eduardo Lance y Alberto Conditi. Los cuatro integraban diferentes áreas del batallón de Aviación 601, con sede en el Cuerpo IV del Ejército que funcionaba en la citada guarnición militar. Había un quinto piloto acusado, Alberto Devoto, pero fue apartado del juicio por deterioros de su salud física y mental.

El juicio a los “otros” vuelos de la muerte será posible gracias al hallazgo de algunos cuerpos de víctimas arrojadas al río y el mar y gracias al testimonio de conscriptos que hicieron el servicio militar por aquellos años, y que se presentaron y relataron a la Justicia cómo en el Aeródromo del Batallón de Aviación 601 los detenidos eran subidos a los aviones desde donde los arrojarían a las aguas del río de la Plata o el Atlántico.

La secretaría de Derechos Humanos de la Nación es uno de los querellantes de la causa y su titular, Horacio Pietragalla Corti, explicó a Télam que "la causa se inicia con pruebas contundentes vinculadas al hallazgo de cuerpos en las costas de Magdalena, Verónica, Punto Indio y Las Toninas".

"Muchos fueron identificados en Magdalena y enterrados como NN en su momento, pero gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) se les devolvió la identidad", indicó el funcionario.

Tal fue el caso de la hermana de Rodolfo Novillo, Rosa, Eugenia Novillo Corvalán, quien relató a esta agencia que "pese a que en el año 1977 descubrieron el cuerpo de 'Tota' (tal su apodo), lo enterraron como NN y recién en 1999, gracias al EAAF pudimos confirmar que se trataba de mi hermana".

Por este hecho se abrió una causa contra los comisarios retirados Julio César Morazzo y Moisés Elías D´Elía, autores del encubrimiento del hallazgo de Rosa, quien estaba embarazada cuando fue secuestrada junto a su compañero Guillermo Pucheta, en 1976.

El juicio por los vuelos de la muerte ejecutados desde Campo de Mayo se realizará desde el lunes 5, y cada lunes siguiente, a partir de las 9.30, y estará a cargo del Tribunal Oral Federal número 2 de San Martín.

También son partes acusadoras la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, el abogado Pablo Llonto, en representación de las víctimas, y por el Ministerio Público fiscal intervendrá Marcelo García Berro, en tanto que el debate será transmitido a a través de una cuenta de la red social Twitter.

Pietragalla Corti agregó que, desde la asunción del gobierno de Alberto Fernández, existe el "compromiso de acelerar los juicios a fin de evitar la impunidad biológica" debido al tiempo transcurrido desde la comisión de estos delitos de lesa humanidad. El funcionario memoró también "el espanto" que causaron en él las declaraciones del marino Adolfo Scilingo, quien en los años '90 fue detenido, procesado y condenado en España a una pena de 1.084 años de cárcel, por los vuelos de la muerte ejecutados desde bases navales.

"Todavía recordamos el horror con el que oímos a Scilingo admitir que los vuelos habían existido y que eran el destino final de nuestros compañeros", recordó el funcionario.

En este punto, Pietragalla Corti destacó la importancia de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia "sobre todo en épocas en las que aparecen consignas que ya creíamos olvidadas reivindicando lo que se hizo en una dictadura que fue feroz y donde se cometieron delitos aberrantes".

Consideró que las condenas son entonces "necesarias para contrarrestar esas voces que quieren generar violencia y confusión en la sociedad".

En tanto, el abogado Llonto valoró en diálogo con Télam los testimonios de los ex conscriptos que "permiten, con pequeños fragmentos, la reconstrucción del horror".

"Los testigos relataron que esos vehículos trasladaban bolsas con cadáveres y jóvenes ensangrentados con indicios de haber sido sometidos a largos cautiverios", subrayó.

Las declaraciones de los ex conscriptos fueron posibles, en gran medida, gracias a una campaña de difusión realizada en los años 2009 y 2010, en los medios públicos, en la que se los convocaba a contar si habían visto u oído algo vinculado con este tipo de delitos.

Entre las víctimas de los “otros” vuelos de la muerte se encuentran Adrián Rosace y Adrián Accrescimbeni, ambos arrojados a las aguas del río de la Plata y cuyos restos fueron hallados en la costa de Magdalena y Punta Indio, mientras que los restos de Rosa Novillo Corvalán aparecieron en las playas de Magdalena.

Los imputados enfrentan cargos por privación ilegal de la libertad personal, torturas y homicidio agravado con ensañamiento y alevosía. En todos los casos se hallan cumpliendo prisión domiciliaria.