Pérez Esquivel escribió una carta abierta dirigida a Joe Biden, acerca del bloqueo y los embargos a Cuba

20 de Julio de 2021 |
La isla “soporta un bloqueo injusto y los gobiernos de los EEUU han fracasado en querer someterla", dice en un pasaje

El Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel difundió este lunes una carta abierta al presidente estadounidense, el demócrata Joe Biden, en la que lo invita a reflexionar sobre el bloqueo estadounidense a Cuba y a torcer la tradición de Washington de "oprimir" a la isla y "amenazar" a los países del Cono Sur, invocando los Derechos Humanos y en medio de la pandemia del coronavirus.

Esquivel le envió a Biden un "saludo de Paz y Bien, que tanto necesita la humanidad en estos momentos en que vive la incertidumbre y la angustia de la pandemia del Covid-19, que está cobrando vidas y causando destrucción de la capacidad productiva de los pueblos y aumento de la pobreza, poniendo en la superficie la desigualdad social y el hambre que divide a países ricos y países pobres".

El Premio Nobel de la Paz 1980 le recordó a Biden que la paz y la democracia no se regalan, sino que se construyen "con la voluntad de los pueblos", y le pidió que reflexione sobre la política de su país, "sobre los continuos ataques a Cuba y sobre el bloqueo impuesto desde hace 60 años, desconociendo las resoluciones de las Naciones Unidas y el reclamo del mundo para que esas medidas se levanten urgentemente".

La misiva llega luego de las protestas suscitadas la semana pasada en Cuba, a partir de las cuales Biden instó al Gobierno de Miguel Díaz-Canel a "escuchar a su pueblo" y no descartó una intervención militar en el país caribeño.

 

"Es continuar la misma política de violencia, pretendiendo imponer y someter a los otros pueblos a los intereses de Estados Unidos", dijo al respecto el activista argentino por los derechos humanos.

Las protestas en Cuba se impusieron fuertemente a través de las redes sociales y utilizando el hashtag #SOSCuba, etiqueta que -según ha denunciado el gobierno cubano- fue orquestada desde los Estados Unidos buscando utilizar el descontento “de algunos ciudadanos” para desestabilizar (sic) la política de la isla.

"Cuba nunca va a someterse a la voluntad de los Estados Unidos, a la agresión, ni a los intentos de desestabilización social por más que se empleen las redes y los medios hegemónicos de comunicación. Tienen (los cubanos) la capacidad de resistir, a pesar de todas las agresiones de tu Gobierno", le expresó Esquivel a Biden.

Sobre los dichos de Biden en lo que se refirió a Cuba como "un Estado fallido", Esquivel retrucó que el mandatario estadounidense oculta "que desde hace 60 años Cuba soporta un bloqueo injusto y que los gobiernos de los Estados Unidos han fracasado con querer someterla y dominarla".

"Cuba no es una amenaza para ningún país", destacó Pérez Esquivel. “Y es un ejemplo de solidaridad" con el trabajo permanente de las Brigadas Médicas en el mundo”.

Asimismo, agregó que "es preocupante" que los Estados Unidos hablen de los derechos humanos y al mismo tiempo amenacen a Bolivia y a la Argentina, bloqueen a Venezuela, pero a la vez apoyen "los golpes de Estado en el continente".

Esquivel señaló que Biden, "como Jefe de Estado de un país líder en el mundo" tiene la responsabilidad de ser "constructor de Paz, buscar el bien, respetar los derechos humanos de los pueblos a su autodeterminación y soberanía, que lamentablemente han sido violados sistemáticamente por los gobiernos de los Estados Unidos hasta el presente".

Finalmente, el Premio Nobel destacó que "la humanidad vive momentos inciertos y dolorosos con la pandemia de la Covid-19, siendo los países pobres los más afectados", por lo que "continuar con el bloqueo a Cuba y a otros países es un 'crimen de lesa humanidad', por todo el daño que causa a la vida de las personas y los pueblos".

 

"Si quiere contribuir a la Paz y la unidad de los pueblos, debe asumir con coraje el terminar con las políticas opresoras de su país y construir nuevos caminos de unidad y solidaridad, en bien de la humanidad. Nadie puede sembrar con los puños cerrados, para sembrar hay que abrir la mano", concluyó.