Telam
 
13/06/2013

Marta Rondoletto, periodista y militante de la JP, cuenta la verdadera historia 

Tucumán: Marta Rondoletto relató el secuestro y desaparición de casi la totalidad de su familia

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    Marta Rondoletto militante de la JP, fue testigo del secuestro y desaparición de casi toda su familia.
El secuestro y desaparición de cinco miembros de una familia, entre los que estaba una mujer embarazada de cuatro meses, fue expuesto por los testigos que declararon hoy ante el Tribunal Oral Federal de Tucumán, en la primera audiencia semanal de la megacusa Arsenales II-Jefatura II. La familia Rondoletto fue secuestrada de su domicilio, en la capital tucumana, el 2 de noviembre de 1976. La periodista Marta Rondoletto, querellante en la causa desde 1984, declaró por el secuestro y desaparición de su padre, el empresario gráfico Pedro Rondoletto (57 años); de su madre, María Cenador (51); de sus hermanos Jorge (25, ingeniero) y Silvia (26, docente) y de su cuñada, Azucena Bermejo (23 años, embarazada de cuatro meses).

La mujer, a quien aparentemente buscaban, no estaba en Tucumán al producirse el secuestro y se enteró de lo sucedido días después a través de unos familiares. "Me pidieron que no los llamara, que no intente contactarme con ellos porque estaban aterrorizados y sabían que habían ido a buscarme a mí", indicó. Rondoletto recordó que "militábamos en la JP (Juventud Peronista) y en mi caso tenía una activa vida sindical, como delegada de Canal 10 de Tucumán". "Al igual que mi marido, Isauro Martínez, cumplíamos actividades públicas con fuerte orientación política, pero actividades públicas", indicó.
Rondoletto arremetió contra los grupos económicos de derecha que "afianzados en la Fuerzas Armadas profundizaron la figura del enemigo ideológico".

"Se trabajó en esa construcción y se plasmó la idea del enemigo interno que se organizó a la luz de lo que se llamó la Doctrina de Seguridad Nacional", agregó. "Una importante vida política se desarrollaba en esos años y se vivía la recuperación de la identidad peronista luego de muchos años en los que no se permitía en el país", apuntó.

Aclaró que sus padres "no coincidían con nuestras ideas políticas", pero a pesar de eso desaparecieron.
"El secuestro de toda una familia como la mía tiene características especiales, porque no hay muchos casos similares y sucedió a la vista de todos, en pleno día, tomando las casas de los vecinos y cortando calles", resaltó.

Durante la jornada, también declaró Eustaquio Gramajo, que era socio de Pedro Rondoletto en una imprenta ubicada en San Lorenzo al 1.600, lugar al que ingresaron hombres encapuchados y "se lo llevaron a la parte de atrás", señaló.

"Se llevaron a Pedro, su esposa Nené, su hija Silvia, su hijo Jorge y la esposa de ésta, Azucena", precisó.
"A mí me dijeron que tenía 24 horas para sacar todo de allí y que solo debían quedar paredes, piso y techo", agregó.

Precisó en su relato que "preguntaban por Marta Rondoletto y lo último que escuché decir a Nené, esposa de Pedro fue: “Dios: ¿Dónde nos llevan?, no nos maten".

"No volví a verlos. Nunca más supe nada de ellos", remarcó Gramajo durante su declaración.
Luego de llevarse a los cinco integrantes de la familia, los raptores saquearon el domicilio familiar y personal policial se apropió de vehículos de propiedad de la familia, según figura en la acusación.
En diciembre de 1976 fueron vistos por el testigo Juan Martín, en el centro clandestino de detención (CCD) que funcionaba en la Jefatura de Policía.

Posteriormente fueron trasladados al CCD que funcionaba en la Compañía de Arsenales Miguel de Azcuénaga, donde sufrieron torturas.

Según la reconstrucción de los hechos que pudo hacer la querella, en algún momento entre marzo y mayo de 1977, Pedro y Jorge Rondoletto fueron fusilados en el Arsenal por el coronel Mario Caffarena (ya fallecido) y el primer alférez Celso Barraza (imputado en esta causa) en presencia del gendarme Antonio Cruz. Luego, sus cadáveres fueron tirados a un pozo e incinerados, mientras que los otros integrantes de la familia, incluido el bebé que habría nacido en cautiverio, continúan desaparecidos.
En esta megacausa hay 41 imputados entre ellos gendarmes, militares, policías, sacerdotes y civiles.

 
 
 
Campo de Mayo: una gigantesca base de operaciones para la represión ilegal y el terrorismo de Estado

Campe de Mayo: gran base de operaciones para el terror

Una maternidad clandestina, tres centros clandestinos de detención, un aeródromo desde donde despegaban los "vuelos de la muerte": eso fue Campo de Mayo, cinco mil hectáreas de infierno. Junto a la Escuela de Mecánica de la Armada, Campo de Mayo fue [...]

Honduras: Citaron para interpelar a un jefe de policía y la bancada oficialista lo aplaudió

Honduras: aplausos oficialistas al jefe de policía

Tegucigalpa.- El jefe de Policía hondureño, Juan Carlos "El Tigre" Bonilla, compareció ayer lunes ante el Congreso unicameral de Honduras, para responder sobre el acuciante problema de la seguridad en una controvertida sesión en la que los diputados [...]

Comienza "Relatos por la Identidad", en Twitter

Concurso Abuelas

(Telam) Las Abuelas de Plaza de Mayo recordaron a todos los usuarios de la red social Twitter que el jueves 1ro. de marzo pueden participar del concurso “TwitteRelatos por la Identidad”. Bajo el hashtag #Abuelas, los usuarios pueden mandar su tweet [...]

La Perla: Testigo identificó entre sus secuestradores al "Tucán" Yanicelli y el "Chato" Flores

La Perla: Testigo identificó a dos de sus verdugos

Córdoba.- Marta Elena Ríos Barrera identificó hoy a dos represores que la secuestraron y torturaron en el Departamento de Informaciones de la Policía de Córdoba (D2), entre los imputados en el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en el [...]

 
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Memoria Abierta
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Esma II
 
Diario del Juicio
 
 
 
Telam