Telam
 
06/06/2012

Se trata de Luciano Jaime y de Eduardo Fronda 

Salta. Siete testigos acusaron a policías por las horrendas muertes de Fronda y de Jaime

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    Periodista Jaime. Si hubiera sido porteño, habría libros y películas sobre él.
 
  • Periodista Jaime. Si hubiera sido porteño, habría libros y películas sobre él.
  • Una de las notas que le costó la vida al periodista
 
ELENA CORVALÁN (*)
Faltaba más de un año para el golpe de Estado, ya había muerto Perón y había sido depuesto el gobernador Miguel Ragone. Los horrendos asesinatos de un canillita gremialista y de un periodista iniciaron una larga lista luctuosa que pronto sería engrosada por el propio Ragone. Testigo de que Fronda había estado detenido antes de que apareciera su cadaver con un brazo roto y visiblemente torturado, en represalia por sus notas sobre el caso, Jaime fue secuestrado, torturado, atado a un árbol con un cinturón de trotyl y despedazado.

Eduardo Fronda estuvo detenido y fue torturado en la Delegación Salta de la Policía Federal antes de que su cuerpo acribillado apareciera en la zona cercana a San Lorenzo. Las notas periodísticas de Luciano Jaime le habían ganado el odio del comisario Joaquín Guil, y también Jaime estuvo detenido días antes de ser secuestrado y asesinado.

 

Por otra parte, pudo establecerse que la policía salteña, con Guil y Miguel Raúl Gentil a la cabeza, fraguó un enfrentamiento en Rosario de Lerma para asesinar a Alfredo Matioli, Ricardo Tapia  y los hermanos Marcos y Liendro Estopiñán.

 

Éstas son algunas de las revelaciones que dejó la cuarta jornada del juicio que se desarrolla en la sala de grandes juicios de la Ciudad Judicial y en la que el Tribunal Oral en lo Federal Criminal (integrado por los jueces Carlos Jiménez Montilla, Mario Marcelo Juárez Almaraz y Marta Liliana Snopek, y el cuarto juez Gabriel Casas) juzga a 20 hombres por delitos de lesa humanidad cometidos en perjuicio de 34 personas.

 

Siete testigos declararon el lunes y, aún los reticentes, hicieron aportes para ir develando los actos de terror estatal cometidos en los años previos al golpe de Estado de 1976.

 

Carlos Holmquist, militante del peronismo revolucionario, detenido desde diciembre de 1974 (luego de la caída del gobernador Miguel Ragone, bajo la intervención de José Alejandro Mosquera) afirmó que “el 3 o 4 de enero de 1975” Fronda estaba en la Delegación de la Federal, donde lo escuchó quejarse: “Me pegaron. Soy Fronda”, le dijo. Y que añadió algo sobre que tenía un brazo quebrado.

 

Holmquist estaba detenido en dicha delegación, dónde fue golpeado e interrogado por su jefe, el comisario Federico Livy, y el oficial Juan Carlos Alzugaray. En una salida al baño, alcanzó a ver a Fronda: dijo que estaba “con su torso desnudo, esposado en un banco. Descalzo, pero con medias”.

 

Uno o dos días después se enteró por los diarios de que Fronda había sido asesinado. Y tal como publicó el periodista Luciano Jaime el 9 de enero en "El Intransigente", tenía un brazo quebrado.

 

 “Guil nos perseguía a todos”


La periodista Sylvia Troyano comenzó su testimonio reclamando justicia para Luciano Jaime, “mi amigo, mi entrañable amigo”.

 

El periodista fue secuestrado y asesinado entre el 12 y el 14 de febrero de 1975. Troyano acusó por este hecho a Joaquín Guil. Recordó que el día antes de su desaparición, Jaime recibió un llamado en el diario: “Se le borraron las facciones (alegres). Me dijo: ´Por favor, si yo mañana no vengo, mové cielo y tierra porque Joaquín Guil me va a matar’. Y al otro día no vino más”.

 

El 13 de febrero Troyano fue detenida y trasladada la Central, donde la interrogaron Gentil y Guil. “Era el que nos perseguía a todos”, aseguró. Y recordó que en 1975 Guil encabezó unos cien allanamientos.

 

El periodista Rodolfo Plaza, jefe de redacción en "El Intransigente", dijo que siempre pensaron que el asesinato había sido cometido por policías de la provincia, con la posible participación de federales. Y recordó que Guil tenía “animosidad” contra Jaime desde que éste era corresponsal del diario "Norte" en Orán.

 

Contó que cuando se publicó la información sobre el asesinato de Fronda, Livy exigió hablar con el director, Lucio Paz Posse. En su lugar fue Plaza: “Fue un momento muy duro. Livy se levantaba, gritaba que éramos unos mentirosos, que teníamos ahí unos hijos de tal por cual, que teníamos que echarlo, que nos iba a ir mal”. Quería saber quién les había dado la información y quién era el autor de la nota. Era fácil saber que era Jaime porque su foto, inclinado sobre el cadáver de Fronda, ilustraba la nota.

 

Unos diez días después Jaime fue detenido y llevado a la Central, donde fue interrogado. Allí vió a Guil. A la segunda noche fue llevado a la Federal, donde fue interrogado por Livy y fue luego liberado el tercer día.

 

Plaza recordó que pocos días después, una llamada alteró a Jaime, que se preocupó también por la presencia de tres hombres en un rastrojero. Otro compañero, Salas, se ofreció a llevarlo a su casa, pero lo dejó en Alberdi y San Martín, porque el tránsito estaba demorado por las comparsas. Esa fue la última vez que se lo vió con vida.


Un enfrentamiento fraguado

 

Tres ex policías que declararon ayer aportaron elementos para establecer que el presunto “enfrentamiento” de la Policía con cuatro guerrilleros en Rosario de Lerma fue fraguado para ocultar que habían sido asesinados a mansalva.

 

El policía Paulino Lara, de la Comisaría de Rosario de Lerma, reconoció que firmó el acta de  inspección ocular sin leerla y que ni siquiera conocía a las personas que se mencionan en ella. Ese acta fue realizada por el comisario Osvaldo Giraldes y firmada como testigos por Lara y Rosa Sandoval. En ella se da cuenta de un enfrentamiento armado en una casa del barrio Villa Mercedes y se detallan los cuerpos encontrados en ese lugar: de José Alfredo Mattioli, los hermanos Marcos y Liendro Estopiñán y Ricardo Tapia.

 

Lara, como los otros cuatro policías que declararon ayer (el otro fue Raúl Garnica, sobre el hallazgo del cuerpo de Fronda), se mostró sumamente desmemoriado.

 

Tanto el querellante David Leiva como el fiscal Ricardo Toranzos pidieron que se lo investigue por falso testimonio.

 

El otro dato llamativo es que se realizaron dos inspecciones buscando explosivos. La primera en la misma madrugada del “enfrentamiento”, a cargo del subcomisario Miguel Sánchez, que solo encontró escaso material explosivo sin poder ofensivo. La segunda la hizo por la mañana el subcomisario Gregorio Galo Rodríguez, que encontró abundante cantidad de explosivos. De fabricación militar.


(*) Directora de Radio Nacional en Salta

 

Más información aquí.

 
 
 
Salta: Acusan al comisario Guil de haber ordenado asesinar a un policía

Salta: Acusan a Guil del asesinato de un policía

Salta-.Una testigo aseguró ayer que el policía Pedro Bonifacio Vélez, secuestrado el 27 de mayo de 1977 y que permanece desaparecido desde entonces, le dijo que si algo le pasaba era porque el ex jefe de Seguridad de la Policía, Joaquín Guil, lo [...]

Los 11 desaparecidos del Colegio Ceferino Namuncurá de Florida serán el eje de "la visita de las 5"

El caso del Colegio C. Namuncurá, mañana en la ex ESMA

(María Freier).- El último sábado de cada mes, el Museo Sitio de Memoria ESMA organiza una visita abierta al público con invitados especiales. Esta vez, en conmemoración del mes de la Juventud y del día del estudiante secundario, la jornada se centra [...]

A 61 años del derrocamiento de Perón, Gioja pidió que el golpe de 1955 “esté vivo en la memoria”

Memoria: A 61 años del derrocamiento de Perón

El presidente del Partido Justicialista (PJ) José Luis Gioja recordó hoy el 61º aniversario del derrocamiento del presidente Juan Perón, en 1955, y estimó que la fecha “debiera estar vivo en la memoria de los argentinos a través de las generaciones” [...]

Por fallos contradictorios, la defensa de Olivera Róvere presentó un hábeas corpus y paralizó todo

Olivera Róvere: Un ardid de su defensa paralizó todo

Dos fallos contradictorios de Casación, sobre la necesidad de que el general de división (RE) Jorge Olivera Róvere cumpla prisión de manera domiciliaria o bien en una cárcel común (por la posibilidad de que el militar se dé a la fuga durante el [...]

 
 
Centro de información judicial - Les humanidad
 
 
Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
 
HIJOS
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Memoria Abierta
 
 
 
Telam