Telam
 
30/07/2014

Denunciaron al ex juez Albel Fleming como "infiltrado de la policía" 

Causa Metán: “La vida de mi familia fue de puro terror”, dijo la testigo Teresa Bustos

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    "Mario Monasterio era tan bueno que era capaz de dar sus zapatos y quedarse descalzo"
(Por Elena Corvalán, directora de Radio Nacional-Salta).-
Una testigo que declaró en la continuidad del juicio por delitos de lesa humanidad que se lleva a cabo en Salta dió más detalles del terrorismo que el Estado en manos de los militares ejerció sobre esa localidad en el sur de la provincia. Teresa del Valle Bustos dijo que la vida de su familia fue “de puro terror”, que su madre vivía rezando para que no los desaparecieran a ella y a su hermano José Antonio Bustos, y que vivían vigilados y temiendo un allanamiento y ser detenidos. Seis testigos declararon ayer. Teresa Bustos habló en relación a Mario Monasterio Sánchez y a la persecución de la fue víctima su familia. El abogado Fernando Chamorro se refirió a jueces que actuaban como agentes policiales.

Monasterio Sánchez fue desaparecido la noche del 28 de enero de 1976. Por este hecho están siendo juzgados el ex director de Tránsito y policía retirado Eduardo del Carmen del Valle; los policías retirados Andrés del Valle Soraire, Rafael Perelló, y los ex militares Carlos Alberto Mulhall y  Raúl Miguel Gentil.

El joven militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), compartía esa actividad con José Antonio Bustos, hermano de Teresa, “era amigo de la familia”, sostuvo ayer la testigo.

Monasterio trabajaba en el Poder Judicial, componía canciones, ayudaba en alfabetización y era tan desprendido como para regalar sus calzados y quedarse descalzo.

“Me acuerdo que Mario me dijo que estaba muy asustado, muy afligido porque Del Valle lo vigilaba”, contó la testigo. Incluso fue detenido y torturado en la ciudad de Salta.

La casa de los Bustos fue allanada dos días después de la desaparición de Monasterio. El policía Mario Coronel encabezaba la patota: “Gritaba ‘dónde está Mario, dónde están las armas’”, patearon todo, “dieron vuelta todo, destrozaron todo en mi casa” y hasta levantaron el colchón de la abuela paterna, que estaba enferma.

En abril de 1981 Del Valle la hizo llevar a su oficina: conocedor de que estaba en una situación económica difícil, le ofreció llevarla a una “fiesta de militares” en Salta Capital, le propuso que hiciera “favores sexuales, total vos, agua y jabón y listo”. Teresa se negó y “entonces me dijo que mi hermano José Bustos lo iba a pagar”.

En efecto, en mayo su hermano fue detenido, su negocio fue allanado (“dieron vuelta todo, se llevaron plata, pagarés, cheques”) y también la casa familiar. A Teresa la sacaron del colegio y la condujeron a la Comisaría 50 “a los empellones, como una delincuente”. Ahí la enfrentaron con un guardiacárcel de apellido Corgi, quien le preguntó por “los amiguitos” de su hermano.

“Le dije, ‘mi hermano no tiene amiguitos, tiene amigos’. Entonces Corgi me pone el arma en la cabeza y me dice ‘mirá pendeja de mierda, te voy a reventar la cabeza’. Yo me quedé muda. Al rato me di cuenta de que estaba mojada, me había hecho pis”.

Días después, a la salida del colegio, alguien intentó atropellarla. “Así fue la vida de mi familia, de puro terror. Mi mamá se arrodillaba, ella tenía unos santitos, siempre fue muy religiosa, prendía unas velas y rezaba para que a nosotros no nos pasara nada, que no desapareciéramos como los chicos”.

En su casa, que quedaba retirada, se paralizaban los corazones cuando pasaba un vehículo “porque sabíamos que en cualquier momento iban a patear la puerta”, sostuvo Teresa, quien atribuyó la temprana muerte de sus padres a “todas esas malas vivencias que han tenido”.

La testigo Graciela Borrás también aportó elementos contraproducentes para Del Valle: confirmó que Manuel Garamendi , que en 1976 era empleado del Cine Radar, sobre la calle 9 de Julio, en Metán, vio cuando mataron a Ángel Toledo, entre el grupo de agresores reconoció al director de Tránsito.

Jueces espías y asesores
 
El abogado José Fernando Chamorro sostuvo ayer que el juez Abel Fleming, miembro de la Sala I del Tribunal de Impugnación del Poder Judicial de Salta, “era policía” durante años del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. El letrado dijo que pudo leer el legajo del juez y así vio que “era felicitado en reiteradas oportunidades por el jefe de Policía, que era un militar, por sus habilidades para infiltrarse (…) Vale decir que era un espía que teníamos en medio de los abogados y en medio de la población”.

Chamorro añadió que se sabe que el juez Edgardo Albarracín, también miembro del Tribunal de Impugnación, fue asesor de la Policía en Metán, y recordó en este sentido que el acusado Andrés del Valle Soraire viene insistiendo con esta afirmación.

“Incluso desfilaba con la Policía, tendría que saber  qué es lo que sucedió” en los años de terror, sostuvo. El Tribunal Oral en lo Federal Criminal de Salta ya convocó a Albarracín a dar su testimonio en este proceso pero el juez prefirió acogerse a la prerrogativa que tienen los magistrados de declarar por escrito, algo que cayó mal entre los querellantes, quienes consideran que un miembro del Poder Judicial debería considerarse más obligado que cualquiera a colaborar con el servicio de justicia.

En el mismo sentido, recordó que el ex senador nacional Julio San Millán revistó en la Policía. Y añadió en este listado al ex juez provincial Esteban Dubois, que fue fiscal en Tucumán en 1974 y 1975, años en que más arreció la represión.

Se trata, dijo, de “personajes altamente vinculados a la represión y altamente posicionados hoy en día que por lo menos tienen información” que podría servir para dar con restos de desaparecidos.

Según datos a los que accedió Chamorro en otras presentaciones que realizó en procura de que se dilucide la actuación de miembros del Poder Judicial que estuvieron vinculados a la dictadura, Albarracín fue asesor letrado de la Unidad Regional Sur Metán de la Policía de Salta desde el 11 de noviembre de 1976 hasta el 30 del mismo mes de 1979. Fue designado por decreto 2795/76.

En cuanto a Fleming, el 21 de mayo de 1982, fue nombrado oficial principal del cuerpo principal de escalafón jurídico por resolución ministerial 408, firmada por el entonces ministro de Gobierno de facto, Oscar Folloni.

 
 
 
"Nuna Puka": El TOF resolverá la semana entrante si el teniente Bulgheroni sigue en el juicio

Nuna Puka: Evaluarán condición psíquica de Bulgheroni

El Tribunal Oral Federal (TOF) de Jujuy deberá resolver sobre el apartamiento o no del imputado José Eduardo Bulgheroni, teniente (RE) del Ejército Argentino y agente de Inteligencia, quien será sometido a una pericia forense para determinar su [...]

Mendoza: Diputados distinguen a las Madres y propician creación de un Archivo de la Memoria

Mendoza: Crearán con Madres un Archivo de la Memoria

Mendoza.- La Cámara de Diputados de Mendoza distinguió a las Madres de Plaza de Mayo de esta provincia por su lucha por la recuperación de la cultura democrática, y declaró de interés la sanción de una ley que posibilite la creación del primer [...]

San Juan: La querella pidió para acusados la pena máxima prevista en el Código: 25 años

San Juan: Piden 25 años para los acusados

San Juan.- La querella en el juicio oral y público contra siete militares que actuaron en la represión durante la última dictadura cívico militar, pidió que se condene a tres de ellos con la pena máxima prevista por el Código Penal. Aunque los [...]

Nieta 125: "Doy gracias a Dios por darme la oportunidad de vivir esto", dijo el hermano de Lucía

Nieta 125: Un tío que no la conoce habló emocionado

Aldo Tartaglia, hermano de Lucía Tartaglia y tío de la nieta número 125 encontrada en las últimas horas por las Abuelas de Plaza de Mayo, aseguró hoy que espera "ansioso" reencontrarse con su sobrina y dijo que la provincia de La Pampa "recuperó a su [...]

 
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Memoria Abierta
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Esma II
 
Diario del Juicio
 
 
 
Telam