Telam
 
19/05/2015

Carrizo y Miret fueron señalados como cómplices, en la audiencia de hoy  

Mendoza: Más testimonios sobre negación de Justicia (y de hábeas corpus) a militantes secuestrados

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    Luis Miret señala, pero todos los dedos lo señalan a él
La testigo Rosario Evangelina Quiroga dijo hoy que los jueces Rolando Evaristo Carrizo y Luis Francisco Miret rechazaron durante la última dictadura recursos de habeas
corpus que presentó en 1976 por su esposo detenido-desaparecido, al declarar en el cuarto juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en Mendoza. “Espero con ansias justicia y saber cuál fue el destino de mi esposo”, dijo la testigo en su declaración por videoconferencia desde la sede de la Embajada argentina en Caracas, Venezuela.

Rosario contó que vivía con su esposo, José Luis Herrero y las tres hijas de la pareja en San Juan, hasta que a fines de 1975 sufrieron un allanamiento violento.

"Entonces, José Luis, que era representante del Partido Auténtico, viajó a Mendoza para buscar una vivienda y así trasladarnos con nuestras hijas”, relató la testigo y agregó que fue en esa provincia donde, el 9 de marzo de 1976, allanaron la pensión donde se alojaba José Luis, lo secuestraron y nunca más se supo su paradero.

En la audiencia también hicieron declaraciones testimoniales Alfredo Saieg, Olga Salvucci y Horacio Antonio Leceta, los dos últimos, cónyuges.

Detenida el 29 de julio de 1976, a sólo seis meses de instalarse en Mendoza proveniente de Bahía Blanca, Salvucci era estudiante de Bioquímica en la Universidad Nacional del Sur (UNS), presidenta del centro de estudiantes y militante del Partido Comunista.

Por su parte, Leceta era geólogo egresado de la UNS y trabajaba en YPF, por lo que ambos se trasladaron a Mendoza, ya que él tenía que tasladarse a un pozo petrolero en Malargüe, sur de esa provincia.

En esas circunstancias, mientras allanaban la casa de sus padres, Olga estuvo primero detenida en la Comisaría 4ta. de Mendoza y trasladada después al centro clandestino de detención del Casino de Suboficiales.

"Allí había otras detenidas, entre ellas Cora Cejas y Vilma Rúpolo. Por las noches, a ciertas detenidas nos vendaban los ojos y nos subían a camionetas para llevarnos a los interrogatorios", dijo Salvucci y detalló que las torturaban desnudas sobre una cama metálica, con picana eléctrica.

Dos meses después fue "blanqueada" en la Penitenciaría mendocina, hasta fines de diciembre y después en la cárcel de Devoto, en la Capital Federal, donde quedó a disposición del Poder Ejecutivo Nacional hasta recuperar la libertad el 14 de marzo de 1977.

Lenceta explicó que durante los meses en que su esposa estuvo detenida presentó recursos de habeas corpus y denunció que había sido torturada, y agregó: "Era una formalidad presentar habeas corpus, porque nunca tuvimos una respuesta" de parte de los jueces, como en el caso de otras víctimas, a las que aludió.

El testigo Alfredo Saieg declaró a su vez sobre el secuestro y posterior desaparición de su esposa, Olga Inés Roncelli, docente con actividad sindical que trabajaba en la Escuela Superior de Magisterio y militaba en la organización trotskista Política Obrera, hasta que fue secuestrada el 13 de septiembre de 1977.

También Saieg contó que denunció el secuestro de su esposa ante la policía provincial y presentó dos habeas corpus, sin respuesta de los juzgados.

“No tuve respuesta alguna, por eso hice gestiones ante la Cruz Roja Internacional, organismos de derechos humanos, los mandos de las tres fuerzas armadas y tomé contacto con familiares de personas desaparecidas, pero nunca supe nada sobre el paradero de mi esposa”, declaró ante el Tribunal que juzga a más de 30 acusados, entre ellos ex funcionarios judiciales.

Llegaron como acusados a este juicio los ex jueces federales Luis Miret, Guillermo Max Petra Recabarren, Rolando Evaristo Carrizo y Otilio Romano, además de Gabriel Guzzo, quien falleció después de iniciado el debate oral y público.

 
 
 
"¿Schvartzman? ¡A esta hay que matarla por judía!" habría dicho un torturador de la D-2 mendocina

Mendoza: Tres testimonios dramáticos y reveladores

Con tres dramáticos y reveladores testimonios se realizó el lunes una nueva jornada de audiencias del denominado "Megajuicio" en el que se debaten delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en Mendoza. Vivian Acquaviva, víctima y [...]

Entre los religiosos católicos, también hubo víctimas del terrorismo de Estado

Hubo religiosos a los que el terror no perdonó

La Masacre de San Patricio, los asesinatos de los obispos de La Rioja, Enrique Angelelli, y de San Nicolás, Carlos Ponce de León, y del padre Carlos Mugica, y los sacerdotes conocidos como "mártires de El Chamical", son algunos ejemplos de la [...]

Bolivia deportó al prófugo capitán Horacio Paéz, que se había escondido en Santa Cruz de la Sierra

Bolivia deportó al prófugo capitán Paéz

La Paz.- El capitán de infantería (R) Jorge Horacio Páez Senestrari fue deportado anoche por el gobierno boliviano y entregado a las autoridades argentinas en la población fronteriza de Yacuiba. Páez estaba prófugo de la justicia, convicto por [...]

Palomitas: Familiares y sobrevivientes recordaron a las víctimas, allí donde fueron asesinadas

Palomitas: Una evocación, a 38 años de la masacre

El 6 de julio de 1976, efectivos del Ejército Argentino retiraron a seis hombres y cinco mujeres que estaban alojados en la cárcel de Salta para, supuestamente, llevarlas a una penitenciaría de Córdoba. Sin embargo, al llegar al paraje Palomitas, a [...]

 
 
Centro de información judicial - Les humanidad
 
 
Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
 
HIJOS
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Memoria Abierta
 
 
 
Telam