Telam
 
06/08/2013

Declararon tres sobrevivientes de "La Perla" y un ex conscripto 

Dos gendarmes buenos samaritanos y una insólita invitación a salir a bailar desde un CCD

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    Jorge Exequiel Acosta, interrogador y bailarín
Que hubo gendarmes consternados por el nivel de crueldad de las ejecuciones, las torturas y maltratos que se infliglían en La Perla y La Ribera era un secreto a voces. En la audiencia de ayer se conoció el apellido de dos que se comportaron como buenos samaritanos con los prisioneros que tenían a su cargo, de apellidos Beltrán y Domínguez. Gendarmes cuyos testimonios, si se animaran a prestarlos, serían muy valiosos. En la jornada de hoy hubo cuatro testimonios, de tres sobrevivientes y de un soldado conscripto. Y algunas sorpresas, por ejemplo, el relato de una prisionera a la que un oficial jefe de interrogadores y un feroz torturador invitaron -junto a otra prisionera- a salir con ellos a bailar.

Córdoba.- Una nueva audiencia, la 65ª, se desarrolló hoy en los tribunales federales de Córdoba. Declararon cuatro testigos, Oscar Morán, Horacio Rafael Liendo, María Estela Dotti y Miguel Angel Pozzo. El juicio continúa mañana a partir de las 10.

Morán fue soldado conscripto en 1976, hizo la colimba en el Batallón 141 de Comunicaciones y fue el encargado de recibir y tomarle los datos a Jorge Dante Bustos, recluta que poco después fue secuestrado, declarado desertor y llevado a La Perla, hasta su "traslado" final.

Morán recordó dos veces en que fue a buscar presos a la Penitenciaria. "Tenían los ojos vendados. Los llevaban en la caja del camión, tapados, al Campo de la Ribera, detrás del cementerio San Vicente. Una vez sacamos dos chicas y otra vez sacamos un señor". Dijo que a La Ribera los soldados no podían ingresar, que sólo entraban los oficiales y suboficiales llevando a los detenidos.

Horacio Rafael Liendo era estudiante universitario y militante de la JUP, y luego del golpe de estado se fue a Buenos Aires, buscando escapar de la represión. Sin embargo, lo secuestraron en la pensión en que vía el 21 de mayo de 1978.

"Fui llevado vendado, a un lugar que me pareció un descampado y sentado en una silla. Una persona me hablo de frente sin que yo pudiera verla. Me dijo 'Yo soy capitán del ejército argentino y usted es un soldado montonero. Y como yo le dije que no era soldado, me partió la naríz de un golpe".

Liendo dijo que después lo llevaron a "El Banco". En total estuvo secuestrado 55 días, en tres lugares distintos, uno de ellos de Córdoba.

En manos de "Colores"

En Buenos Aires fue torturado por el finado Juan Antonio del Cerro, alías "Colores", acaso el más experto torturador de la Policía Federal, inventor de la picana automática.

"Se ensañaba mucho. No sólo practicaba el dolor físico, sino que la experiencia le había enseñado a lastimar psicológicamente. Así, mientras me aplicaba la picana en los testículos, me decía: 'Te voy a secar los huevos para que nunca puedas tener hijos'. Eso era lo que más me dolía, pero nunca se lo demostré. Y tengo tres hijos, lo que considero una derrota suya".

También recordó a "Sonji", un detenido-desparecido de El Banco de quien sólo supo que era médico, y de quien recordó muchos gestos solidarios que le permitieron atravesar momentos tan duros.

Liendo se refirió luego a su estadía en "La Perla chica o Malagueño". Recordó los nombres y apodos de los detenidos-desaparecidos que estaban allí, y particularmente a un grupo de militantes de una célula del Partido Comunista de Villa María.

"El 14 de julio vino un camión del ejército. Me habían puesto en el pecho un cartel que decía 'LIB'. Deduje que era el pasaje a la libertad. Viajamos en un camión, tirados en el suelo. Alguien me tocó el hombro y me dijo 'No tengan miedo, nosotros somos colimbas'."

Lo dejaron a él y a Martín lastiri en cercanías del polideportivo Cerruti, cerca de su domicilio. "El encuentro con mi familia fue pura sorpresa, y ahí Martín se comunicó con su familia y se recontró con los suyos".

Gendarmes

Liendo también habló de dos gendarmes encargados de custodiar a los detenidos-desaparecidos en Malagueño, de apellidos Beltrán y Domínguez, quienes, puntualizó le dieron un trato humanitario y contenedor. Tal es el caso de los gendarmes Beltrán y Domínguez, con quienes ya en libertad volvió a encontrarse.

"Una tarde mi padre me envió a comprar cigarrillos. Yo vivía cerca de la Penitenciaría, y fui a una despensa que quedaba a media cuadra. Cuando miré en dirección a la garita, reconocí a Berltrán y Domínguez, estaban iguales y yo sabía muy bien que se trataba de ellos. Me pasaron muchas cosas por la cabeza, no sabía qué actitud tomar... Finalmente decidí acercarme, los saludé y su reacción fue de sorpresa y también noté algo de miedo en sus rostros. Les dije que sólo quería saludarlos y agradecerles el trato que habían tenido conmigo, porque no era lo mismo mirarlos a los ojos en libertad que hacerlo como desaparecido".

"Ellos cambiaron la actitud, me preguntaron si podían ir a visitarme algún día. Yo les dije que 'si van a visitarme, los espero'. Unos días después tocaron el timbre a la hora de la cena. Mi madre, que había ido a atender, volvió completamente pálida: 'Están los militares afuera'. Cuando fui a ver, me encontré con Beltrán y Dominguez paraditos en la puerta. Me pidieron disculpas, y me dijeron que no habián querido asustar a mi madre, que sólo querían visitarme'. Los hice pasar, le conté a mi familia quiénes eran, el buen trato que me habían dado y que yo era alguien agradecido. Mi madre les preparó de comer, mi padre les convidó de su vino. Luego vinieron otras veces.

"Con el tiempo supe que ambos habían declarado como testigos ante la Conadep. Supongo que habrá sido por sus propias necesidades pero también siento que mi acercamiento colaboró en ello. Me enteré de que Beltrán había sido tratado de traidor y cobarde, y muy hostigado en la fuerza por haberse negado a participar de un fusilamiento. Que debió padecer situaciones de humillacion frente a sus pares y sus superiores. Y que después fue apartado de la fuerza".

Como en "La vida es bella"

María Estela Dotti fue secuestrada tres veces. La última, en noviembre de 1977. En ese momento vivía junto a una compañera del partido en el que militaba, en Barrio Villa Cabrera. Visitaba a una compañera cuando las secuestraron a ambas y al hijito de su amiga.

Cuando María Estela revive el momento, los recuerdos la conmueven y se hace un gran silencio. Aguarda mientras alguien le alcanza un pañuelo para sus lágrimas y luego de sollozar termina de contar una escena similar a una de la película italiana "La Vida es Bella".

"Estabamos las dos tiradas en el piso del auto, y como el nene intentaba enderezarse, nos hacíamos las que estábamos jugando. Después de dos horas, llegamos a La Perla".

¿Vamos a bailar?

Dotti fue llevada a La Ribera. "Estando allí nos vienen a buscar, a mi y a una compañera. Nos sacan las vendas y nos encontramos con Luis (el sargento ayudante Luis Manzanelli) y Rulo (el capitán Jorge Exequiel Acosta) que ¡venían a ,invitarnos a salir! ¿Pueden imaginárselo? Nosotras estabamos en un total estado de indefensión hacía mucho tiempo, sin saber nada de nuestros seres queridos, con la misma ropa desde que habíamos llegado. Y ellos nos invitaban a bailar como si fuera lo mas normal del mundo, algo que escapa a toda lógica".

Dijo que todavía se sorprende de la respuesta que les dió: "Cómo voy a ir a bailar si tengo a mi marido preso". Resultado: las mandaron de nuevo a la cuadra y les ordenaron a los gendarmes que les impidieran tener contacto con el resto de las detenidas.

La mojarrita

Miguel Angel Pozzo fue secuestrado el 20 de febrero de 1977. Militante de la federación Juvenil Comunista, había sido amenazado antes del golpe de marzo de 1976 por el Comando Libertadores de América.

Cuenta que los primeros días en el D2 fueron los peores: "No te dejaban ni dormir, si te dormías te pegaban". Dijon que allí fue muy golpeado y torturado, además de ser testigo de las torturas y vejámenes cometidos contra otros compañeros y compañeras. "Un día se me ocurrió pedir un vaso de agua, me terminaron haciendo la 'mojarrita', quemándome con cigarrillos y otros tormentos que me dejaron inconsciente".

De allí, junto a otros detenidos fue llevado a La Ribera y luego a La Perla, dónde lo recibió Ernesto "El Nabo" Barreiro, quien comenzó diciéndole que ellos no tenían nada en su contra, y que los "excesos" eran responsabilidad de los policías. "Sin embargo terminó diciendome lo mismo que me habían dicho los del Comando Libertadores de América: que me fuera del país", reflexionó. De allí lo llevaron a La Penitenciaría, dónde lo pusieron en libertad.

Mañana se espera que algunos de los imputados, entre ellos Barreiro, Padován, Herrera, Acosta y Vergéz, amplíen su declaración indagatoria.

Fuente: eldiariodeljuicio.com.ar

 
 
 
El escurridizo juez Hooft deberá enfrentar al Jury el próximo 5 de marzo

Mar del Plata: Hooft enfrentará al jury el 5 de marzo

La Plata.- El juicio político que se le sigue al magistrado marplatense Pedro Cornelio Federico Hooft por supuestos delitos de lesa humanidad en Mar del Plata comenzará a llevarse a cabo a partir del próximo 5 de marzo, informaron fuentes judiciales. [...]

Tucumán: Querellantes recusan al fiscal del juicio por los crímenes del Operativo Independencia

Operativo Independencia: Recusan al fiscal por parcial

Querellantes en el juicio del Operativo Independencia recusaron al fiscal Gustavo Gómez por parcialidad al haber participado de la presentación de un libro que avala la "teoría de los dos demonios" y sostiene que el terrorismo de Estado de la última [...]

Fiscal Parenti: "El poder judicial siempre recibirá presiones que debe y deberá resistir"

Parenti: El poder judicial y las presiones

El fiscal Pablo Parenti, coordinador de la Unidad Fiscal de seguimiento de las causas por violación de los Derechos Humanos de la Procuración General de la Nación estimó que el poder judicial siempre recibirá presiones "de los gobiernos y de las [...]

Causa Ragone: Comisario retirado estuvo al borde de ser detenido por falso testimonio

Casi procesan a comisario por falso testimonio

(Por Elena Corvalán, Directora de Radio Nacional Salta)
El comisario retirado Gerardo Velázquez zafó ayer de quedar detenido, acusado de dar testimonio falso ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal, que investiga a 3 comisarios por su presunta [...]

 
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Memoria Abierta
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Esma II
 
Diario del Juicio
 
 
 
Telam