Telam
 
11/02/2012

Crónica del viernes 10 

La familia de Moreno conmovió a la audiencia

 
 
 
 
La segunda jornada de la audiencia oral y pública en el Aula Magna de la Unicen en la que se juzga la responsabilidad penal de los tres militares y dos civiles por el asesinato del abogado laboralista olavarriense Carlos Alberto Moreno, estuvo signada por otro humor. Ya no tanta ansiedad y la adrenalina de ver los rostros de los acusados como la de participar de esta única, histórica, instancia judicial, sino que ahora los ánimos parecieron marcados por la emotividad, la conmoción de escuchar en vivo y en directo lo que padecieron aquellos cercanos a la víctima.

La mujer Susana Lofeudo primero,  el hermano Héctor después, los dos  hijos Martín y Matías y la hermana Margarita de la víctima, ya por la tarde,  serían los protagonistas exclusivos del nuevo capítulo cargado de emoción, de dolor, pero de la firmeza de haber arribado al tiempo de la reparación, de la justicia.

Así lo vivirían no sólo ellos desde su relato frente a los jueces y ante la mirada atenta de los tres acusados que quedaron en el recinto (Tomasi y Pappalardo pidieron no estar en la sala por razones de salud), sino el público que se acreditó para presenciar la nueva instancia, una vez más ocupando todos los espacios disponibles por el mismísimo Tribunal.
 
Una mujer y sus circunstancias
 
La mañana de juicio comenzó con el comparendo de Susana Lofeudo, quien apenas salida de los veinte años se unía en amor y matrimonio con Carlos Moreno, quienes decidieron hacer su proyecto familiar en la ciudad natal de él y comenzar una vida austera, con lo justo y necesario para emprender una vida juntos, pero que sería truncada por la violenta historia conocida.

Precisamente la mujer, a lo largo de su conmovedor relato de vida, se detuvo a precisar sobre las últimas horas de Moreno junto a ella, para luego ser raptado por desconocidos en un auto color naranja y una patente que bien un testigo que justo pasaba por el lugar en bicicleta supo guardar. Elemento, prueba, fundamental para hilvanar lo que iba a resultar la espeluznante madeja que conjugó este caso.

Desde allí, recordaría las peripecias para saber del paradero de su esposo, de su valentía para enfrentarse al teniente Verdura (vecino de ellos), como hasta llegar a los mismísimos general Ramón Camps y el ex policía Miguel Osvaldo Etchecolatz.

Entre recuerdo y recuerdo, Susana mezclaría las precisiones que hacen al interés a la causa como sus reflexiones para entender lo inexplicable. “Es imposible saber el daño que nos hicieron, les preguntaría a ellos por qué. Claro –se respondió así misma- era más barato matarlo a él que gastar en la salud de los trabajares”. Moreno, precisamente estaba investigando la incidencia de la salud de los obreros de Loma Negra a partir de la propia actividad que allí desplegaban.  

Reseñó que a otro abogado ya lo habían secuestrado y después liberado a lo que ella le dijo porqué no se alejaba un poco de la militancia y la especialidad por la cual se había recibido como letrado. El le respondería tajante: “Yo no hago nada. Solo defiendo a los trabajadores”.

Tal vez el momento de mayor trascendencia para la causa importancia fue precisamente ese relato sobre la noche del 29 de abril del 77, cuando  secuestraron a su esposo.

Moreno dejó su casa para hacer unas diligencias, pero al ver que no volvía a su casa Susana comenzó a buscarlo en el vecindario, en la casa de amigos y familiares. Uno de los lugares que visitó fue la casa del Teniente Coronel Ignacio Aníbal Verdura quien dijo no saber nada de lo que sucedía. Días más tarde la señora de Moreno fue desalojada de su casa junto a su hijo Martín por un grupo de militares que respondían a las órdenes del mismo Verdura.

Luego llegaría la noticia de la muerte escuchada desde el informativo de Radio Colonia,  comunicando que el subversivo “Beto” Moreno había sido abatido en la ciudad de Tandil, cerca de la chacra de la familia Méndez en una persecución.

El relato continuó con un aporte importante al interés de la fiscalía, cuando detalló sobre el hallazgo del cuerpo de Moreno, cuando otra vez Verdura le daba cuenta sobre el paradero.

Finalmente fue concedido el día 23 de mayo de 1977, en la morgue judicial de la Jefatura Departamental de La Plata, a condición de que no fuera enterrado en Olavarría. Su cuñado Héctor Moreno, hermano mayor de Carlos, fue quien la acompañó a recibir el cuerpo.

 
El orgullo de los Moreno
 
Luego vendría el turno del testimonio del hermano de Moreno, Héctor, quien a sus formas y sus modos reafirmó los dichos de su nuera en cuanto al estado en que encontró el cuerpo. Un cadáver con múltiples heridas en el rostro y el resto del cuerpo, junto a los dos orificios de bala ubicados en el pecho.

También el hermano mayor recordaría la vocación de Carlos a la hora de atender las demandas laborales de los más humildes, porque así se lo había propuesto, siempre recordando de su origen humilde y la figura paterna, un trabajador del volante.

También Héctor se preguntó por aquellos años por qué, una pregunta que tampoco ayer ni hoy tendría su respuesta. No obvió ahondar en el sufrimiento de toda la familia tras el luctuoso final de su hermano que, de alguna manera fue apagando la vida de ellos también, fundamentalmente la de sus padres a pura tristeza y desolación.
Bajo ese halo de emoción, pasarían por el recinto también los hijos Martín y Matías, quienes sólo tienen la reseña de quién su padre y la convicción política, ideológica,  de por qué pasó lo que pasó.

Además de lo que hizo al relato mismo de lo que fueron reconstruyendo como historia de la muerte de su padre, no dejaron nunca de expresar sobre el dolor de crecer sin un padre y de los padecimientos de los días posteriores, cuando niños, adolescentes y jóvenes, fueron señalados como el hijo del subversivo, tal se lo hizo notar su maestra de tercer grado y por eso lo mandaba último en el salón junto a un compañero cargado de la misma historia.

Martín recordaría también cuando ya militante de Hijos, vendría a la ciudad en el 2001 para realizarle el recordado escrache a la casa de Emilio Méndez, donde fue luego “secundado” por la policía hasta que dejó la cuidad.

Margarita Moreno, a su turno, también realizaría un abarcativo retrato, pintura de la figura de su hermano, generando más emotividad aún en todos los presentes.

Cerraba así entonces, el segundo capítulo de una historia que comenzó hace 35 años y ahora quiere cerrarse, al menos en lo que hace a responsabilidades directas, a sabiendas que la querella querrá ir por nuevos zagas, que hacen a otras complicidades más allá de los cinco que ahora siguen presos las instancias de un juicio histórico en Tandil.

 
 
Las horas de los detenidos
 
Ni bien comenzada la audiencia, la defensa de los ex militares Tomasi y Pappalardo solicitaron al Tribunal que se excusara a los imputados de estar en la sala por razones de índole de salud. Petición atendida por los jueces, por lo que ambos quedaron alojados en una sala contigua al recinto.

Ojeda y los hermanos Méndez, en tanto, siguieron los alcances de la nueva audiencia, sabiendo que por estos días, como mínimo hasta el 15 de marzo mientras se sustancia el juicio, seguirán detenidos en Barker.  
 
 
Un tema de marcado interés
 
La cobertura del juicio que lleva adelante el Tribunal Federal en contra de tres militares y dos civiles por la detención y posterior asesinato el abogado olavarriense ha generado un marcado interés entre los habituales lectores de la edición digital de El Eco de Tandil.
La crónica de la primera jornada del juicio que se lleva a cabo en el Aula Magna de la Universidad, había recibido hasta el mediodía de ayer más de 2.600 entradas únicas, lo que la ubica entre las cinco noticias más leídas del último mes y la más comentada.

Precisamente, alrededor de medio centenar de comentarios se fue volcando a lo largo de la jornada generando un debate poco común, no exento de posturas políticas, ideológicas, legales y hasta económicas, muchas de ellas notoriamente encontradas.

Más allá de un mínimo porcentaje de opiniones que -ignorando los términos establecidos por la página- apeló a insultos y agresiones, la gran mayoría de los comentarios se mantuvo dentro del respeto, aunque con algunos conceptos de crudeza que incluso ratifica distintas miradas por un mismo hecho.

Este marcado interés tanto en la lectura como en la opinión, muestra a las claras que el tema, lejos de pasar inadvertido en la sociedad, continúa en el tapete.
 
 
La intervención de los abogados
 
Relevante para la causa también resultó el testimonio del doctor Ignacio Rocha Campos, letrado olavarriense que se movilizó por la desaparición de su colega Moreno.

El letrado contó pormenores de aquellos tiempos, de su encuentro con Verdura, quien lo llamaría para decirle que él tenía que ser el encargado de anoticiar a Susana sobre la muerte de su esposo Carlos.
Supo graficar también sobre la gran conmoción que generó la noticia de la desaparición y posterior muerte de Moreno, habida cuenta de su nutrida vida social, laboral y trato afable con distintos sectores de la comunidad.

Recordó sobre su reunión con el juez Pagliere (futuro testigo), del hábeas corpus presentado aunque sabiendo la suerte del mismo. La entrevista con el juez de la Corte y demás reuniones tendientes a dar con su colega. Incluso desde Tandil también, donde el propio Jorge Dames se veía imposibilitado de intervenir porque su estudio también estaba cercado por los militares, según recordó.

Desde la querella, más allá de su relato no se quiso dejar pasar por alto un reconocimiento público al testigo por su papel en aquellos difíciles tiempos, que al entender de los abogados era un orgullo para aquellos que abrazaron dicha profesión.
 

 
Otra retirada virulenta
 
Como el primer día, también ayer la retirada de los acusados de la casa de altos estudios fue bastante traumática, a partir del escrache de los manifestantes a puro tomatazo y huevazo contra la humanidad de los arrestados aunque todos los proyectiles eran finalmente interceptados por los escudos policiales.

En el medio de la virulenta despedida, apareció entre la manifestación una joven quien quiso sacarle uno de los proyectiles a uno de los que estaban aguardando por la salida, y comenzó una escaramuza con algunos golpes incluidos entre ambos que la rápida intervención policial logró abortar.

Por lo que allí trascendió, la mujer que quiso entrometerse en los objetivos del escrache no era otra que una de las hijas del detenido Ojeda, aunque la versión luego no pudo ser confirmada por la Policía.



Crónica de la primera semana del juicio oral
Causa Moreno - TOF Mar del Plata en Tandil
Diario El Eco de Tandil- Edición 11-2-2012

 
 
 
Santiago: Nuevo juicio por delitos de lesa humanidad tiene entre los imputados a un civil

Santiago: Nuevo juicio tiene a civil entre los acusados

El juez federal Guillermo Molinari elevó a juicio oral causas por delitos de lesa humanidad cometidos en Santiago del Estero durante la dictadura cívico militar, en las cuales están imputados dos integrantes de la cúpula militar-policial que operó en [...]

Homenajeará hoy a la desaparecida Nelly Esther Ortíz el Ministerio Público Fiscal

Homenaje a la fiscal desaparecida Nelly Esther Ortiz

Nelly Esther Ortíz fue fiscal de primera instancia del Ministerio Público Fiscal en el fuero penal económico hasta fines de 1975 y llevó adelante los primeros casos de criminalidad económica de grandes grupos empresarios. El lunes 5 de mayo, el Salón [...]

Pereyra González se encuentra "técnicamente prófugo", ya que la Justicia no lo puede hallar

Mendoza: Pereyra Gonzàlez "técnicamente prófugo"

El ex camarista federal mendocino Carlos Pereyra González está técnicamente prófugo de la Justicia, ya que pesa sobre él un pedido de captura por el cargo de homicidio por omisión, pero no se lo pudo ubicar aún ni en su domicilio ni en un hospital [...]

Fue capturado en Trelew el policía apodado "Capitán Coco", imputado en la megacausa "La Perla"

La Perla: Capturaron en Trelew al "Capitán Coco"

El policía retirado Juan Carlos Damonte (a) "Capitán Coco", integrante de la D-2 cordobesa que desde hacía cuatro años se encontraba prófugo de la justicia, fue detenido ayer en Trelew por efectivos de la Policía Federal en la ciudad chubutense de [...]

 
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Memoria Abierta
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Esma II
 
Diario del Juicio
 
 
 
Telam