Telam
 
26/06/2012

Testimonio del gobernador ante el TOF sanjuanino 

Gioja lloró al recordar momentos de su secuestro y torturas en la ex Legislatura provincial

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    Sus torturadores --relato Gioja-- le dieron una pistola para que se suicidara. Pero decidió vivir.
San Juan.- El gobernador de San Juan, José Luis Gioja, declaró hoy ante el Tribunal Oral Federal que juzga en esta provincia a seis ex militares por la represión ilegal durante la dictadura y sostuvo que lo hacía “por la libertad, la democracia, la justicia y para que esto no pase nunca más”. El mandatario sanjuanino se presentó hoy ante los jueces Héctor Cortés, Raúl Fourcade y Alejandro Piña como testigo y víctima, a pesar de que podía declarar por escrito, “porque quería hacer un aporte para que valoremos lo lindo que es vivir en libertad, en igualdad y dentro del estado de derecho sin que haya prepo de nadie”. Gioja declaró durante poco más de tres horas en la causa en la que están procesados los represores Jorge Olivera, Benito Martel, Antonio Lazo, Daniel Gómez, Horacio Nieto y Gustavo De Marchi, por delitos de lesa humanidad en perjuicio de más de 60 personas cometidos durante la última dictadura cívico-militar.

En la misma causa aún permanecen prófugos el teniente (R) Carlos Malatto, exiliado en Italia, y los oficiales y suboficiales Eduardo Vic, Jorge Páez, Eduardo Cardozo, José Del Torchio y el ex jefe de la Policía de San Juan, capitán del Ejército (R) Juan Carlos Coronel.

Durante su declaración, Gioja relató que fue detenido en su trabajo como interventor del Instituto Provincial de la Vivienda, el 29 de marzo de 1976, “por dos policías que me llevaron a la Central de Policía, donde me golpearon y me vendaron los ojos, me pusieron una capucha y me ataron las manos atrás”.

José Luis Gioja contó que horas después fue trasladado al edificio de la ex Legislatura Provincial, “donde había otros detenidos en las mismas condiciones, hacinados y tirados en el piso”, y que en ese lugar sufrió “dos o tres interrogatorios con golpes y torturas con picana eléctrica en el pecho y en los genitales”. Dijo que “me soltaron las manos y me dieron un arma para que me suicidara”, pero que “no lo quise hacer porque tenía que vivir por mi hijo recién nacido y por mi esposa”.
    
Gioja se ocupó de aclarar que “nunca vi a quienes me torturaban e interrogaban” y que tampoco vio torturas a otros presos, aunque sabía que “eso ocurría a cada rato y se podía escuchar los alaridos que daban los detenidos a los que les ponían una esponja en la boca y emitían un grito gutural de dolor”.
    
El gobernador dijo que fue trasladado al Penal de Chimbas junto a otros detenidos, “que para ellos éramos subversivos, pero que en realidad éramos presos políticos”, y que en el Penal sufrió “3 ó 4 interrogatorios más con la misma metodología de golpizas y torturas, preguntando por compañeros de la JP y del gobierno, y por las casas del Instituto".

El mandatario supuso que su detención se debió por ser un militante comprometido y funcionario del gobierno muy cercano al gobernador Eloy Camus, y porque además, como interventor del IPV, había sacado de las listas de adjudicatarios del barrio Soldado Argentino, a varios militares “que no cumplían con los requisitos”.

Gioja contó que “ese barrio se construyó por el sistema de esfuerzo propio, donde los adjudicatarios tenían que trabajar unas 500 horas en construir las casas”, y que “los militares trabajaron 10 ó 20 horas y no fueron más, por eso fueron reemplazados”. Durante su detención, que duró “hasta el 3 de enero de 1977”, Gioja fue blanqueado por infracción a la Ley 20480 de represión de la subversión, “de lo que fui absuelto por el juez federal Mario Gerarduzzi”.

Además, también debió responder ante la justicia ordinaria “porque me armaron una causa por mal desempeño de funcionario público, porque decían que me había quedado con 57 casas”, pero que “el juez García Castrillón me dictó la falta de méritos”.

El gobernador negó una y otra vez haber visto quiénes eran los represores que realizaban torturas, pero sí contó que durante sus días en el Penal de Chimbas, pudo ver a través de la mirilla de la celda del Pabellón 6, al ex teniente Jorge Olivera recorriendo los pasillos de las celdas, lo que contrasta con las declaraciones del militar que le dijo a los jueces que no había ido nunca a esa cárcel.

Por último, el gobernador contó que en la madrugada del 30 de marzo de 1977, “cinco o seis personas diciendo que eran policías, con armas y medias en la cabeza” allanaron su casa y que “se robaron cosas de mi casamiento, dinero, joyas y el auto” Dodge 1500 que tenía, que meses más tarde encontró desmantelado. El gobernador sanjuanino relató que pasó “mucho miedo”, calificó a aquellas como “horas desesperadas, de angustia y de temor general por el terrorismo de Estado que imperaba”, y hasta llegó a llorar delante de los jueces recordando aquellos hechos”.

Finalmente, terminó diciendo: “pensé mucho en venir y ahora me he sacado un peso grandote de encima”, tras lo que deseó que “aprendamos a ser tolerantes, porque la intolerancia no sirve para nada”. Gioja se despidió gritando: “Viva la libertad, viva la democracia y viva la patria”.

 
 
 
Córdoba: Defensa de jefe de Policía pide se investigue al fiscal que lo imputó, por irregularidades

Córdoba: Defensa de Suárez pide investigar a fiscal

La defensa del jefe de la Policía de Córdoba pidió ahora que se investigue al fiscal penal Alfredo Villegas, que imputó al titular de la institución por presuntas amenazas contra Dante Leguizamón, periodista que se desempeña en los Servicios de Radio [...]

OPINIÓN: Nunca Más

Los dichos de Astiz y una respuesta de Claudio Avruj

En 1985, el Juicio a las Juntas determinó como probada la existencia de un plan sistemático de terrorismo de Estado que abarcó la desaparición forzada, muerte, torturas y apropiaciones de niños y marcó la página más negra de nuestra historia. Hoy, la [...]

Entre Ríos: Aleccionadores testimonios de los hermanos Martínez Garbino en la causa Harguindeguy

Entre Ríos: Declararon los hermanos Martínez Garbino

Paraná.- El ex diputado nacional Jaime Martínez Garbino (PJ), dijo hoy haber sido secuestrado el 28 de octubre de 1976 y haber estado en varios centros clandestinos de detención en dónde fue repetidamente torturado. “Yo las pasé feas, pero hay muchos [...]

Abal Medina y el ministro Sileoni homenajearon a maestros víctimas del Terrorismo de Estado

Homenaje a maestros víctimas del Terrorismo de Estado

En el Día del Maestro, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina y el ministro de Educación, Alberto Sileoni coincidieron en poner de ejemplo "de compromiso que se puede ver actualizado en el casi millón de docentes que construyen a diario la [...]

 
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Memoria Abierta
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Esma II
 
Diario del Juicio
 
 
 
Telam