Telam
 
13/05/2014

Pidió el sobreseimiento en dos acusaciones por considerarlas infundadas 

El fiscal federal de La Rioja, Horacio Salman, dictaminó a favor del general César Milani

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    General Milani. No fue él quien detuvo a Olivera y haberlo llevado a un juzgado no es delito, dictaminó el fiscal.
El fiscal federal de La Rioja Horacio Salman dictaminó acerca de los dos casos de supuestas violaciones a los derechos humanos que se le imputan en dicha provincia al jefe del Ejército, teniente general César Milani. Salman señaló que en uno de los casos, Milani no estaba en el lugar de los hechos, y que en el otro no hay delito del que acusarlo y, en consecuencia, le pidió al juez que lo sobresea. Respecto del primer hecho, en el que Milani fue imputado por participar del arresto ilegal de Ramón Alfredo Olivera en el Instituto de Rehabilitación Social, un centro clandestino, en la noche del 11 al 12 de marzo de 1977, Salman sostiene que Milani no estaba allí, puesto que se ha comprobado que estaba arrestado en el regimiento de Ingenieros.

Se basó en una sanción que figura en el legajo del ahora general desde 1977 y que lo obligaba a estar ese día en su regimiento de Ingenieros y no en el citado Instituto.

La segunda acusación es que Milani participó del traslado de Olivera de la puerta del Instituto al juzgado federal. Sobre ese hecho, el fiscal dice que no hubo delito.

Al margen de esta causa, el titular del Ejército afronta otra en Tucumán por la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo.

El fiscal Salman es el tercero que actúa en la causa y emitió un largo dictamen de 44 páginas en las que discrepa con sus antecesores y concluye que no hay responsabilidad penal de Milani en ninguno de los dos hechos que se le atribuyen.

El primer hecho que se imputa a Milani es que estuvo a cargo de la detención de Olivera el 12 de marzo de 1977, lo que constituiría –dice el fiscal– el delito de privación ilegal de la libertad. Salman sostiene que “hay una confusión de personas y que Milani no estaba allí”.

Para respaldar ese diagnóstico el fiscal afirma que el actual general cumplía con una sanción disciplinaria, lo que le impedía salir de su batallón de Ingenieros, que no tenía rango para comandar una operación de esa naturaleza, que en los testimonios de la época se menciona que el hombre a cargo de la detención tenía 30 años y por entonces Milani contaba con 22, y que el reconocimiento fotográfico que hace Olivera es muy posterior, tras la publicación de fotos de Milani en los medios.

Es más: el fiscal señala que las fotos del reconocimiento son muy distintas de la imagen que tenía Milani en aquella época. Salman afirma que hay centenares de testimonios de 1976-1977 y que ninguno sitúa a Milani en el Instituto.

El segundo hecho acusatorio tiene que ver con el traslado de Olivera del instituto al juzgado federal de La Rioja. En este terreno, el fiscal sostiene que hoy en día está claro que las órdenes del juez federal eran ilegales, pero en aquel momento no eran percibidas como tales, por lo que Milani no incurrió en ningún delito.

El fiscal escribió: “No existe ningún precedente en el que se haya imputado o indagado a un militar o policía que se hubiera limitado a trasladar a un preso político desde el instituto al juzgado”.

Sobre la base del análisis de esos dos hechos, el fiscal Salman le dice al juez que debe hacerse lugar al recurso de excepción por falta de acción que, en otras palabras, significa el sobreseimiento porque el investigado –en este caso Milani– no incurrió en delito. El juez deberá resolver en las próximas semanas. La defensa del general, a cargo de Fernando Susini, sostiene que el magistrado está obligado a dictar el sobreseimiento por la falta de una acusación, pero habrá que ver qué decide el juez.

Desde el punto de vista legal, Milani afronta también el proceso en Tucumán por la desaparición del soldado Alberto Ledo. Por el caso está imputado un jefe de Milani, el entonces capitán Esteban Sanguinetti, la última persona a la que se vio con Ledo antes de su desaparición en Monteros, al sur de Tucumán.

Por el caso se armó un falso expediente por deserción, que lleva la firma de Milani, aunque éste argumenta que esos expedientes se sorteaban entre los cuatro subtenientes que tenía el Batallón de Ingenieros y que su único papel en el legajo era firmar. Esta causa judicial está radicada en Tucumán.

Fuente: Página 12.

 
 
 
La ONU calificó como "un golpe a la pluralidad" el utimátum a Qatar para que cierre Al Jazeera

La ONU rechaza ultimátum para cerrar Al Jazeera

La demanda de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto y Bahrein a Qatar de que cierre el canal de noticias Al Jazeera en el perentortio plazo de diez días como condición para normalizar sus relaciones es un "golpe a la pluralidad [...]

El juicio por la Masacre de Trelew avanza "a buen ritmo", según los querellantes

El juicio por Trelew avanza "a buen ritmo"

El juicio por la Masacre de Trelew perpetrada por marinos en 1972 avanza "a buen ritmo", señalaron hoy querellantes de la causa, al concluir la segunda jornada del juicio que se desarrolla en Rawson, Chubut.

Piden indagar a cuatro imputados por delitos de lesa humanidad cometidos en San Nicolás

San Nicolás: Piden indagar a represores imputados

La fiscal federal de San Nicolás, María Paula Moretti, pidió hoy indagar a cuatro imputados por la privación ilegal de la libertad y las torturas a que fue sometido Pedro Chabrol en esa localidad del norte bonaerense en noviembre de 1975, un mes [...]

Uruguay. Persiste el "apriete" judicial para obligar a los periodistas a revelar sus fuentes

Uruguay. Presionan a periodistas por el caso Gelman

(Por JJS).- Continúa en Uruguay el acoso judicial contra los periodistas que colaboraron con el recientemente fallecido poeta Juan Gelman en la búsqueda de su nieta, apropiada por un comisario y/o en establecer la suerte que corrió su nuera y madre [...]

 
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Memoria Abierta
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Esma II
 
Diario del Juicio
 
 
 
Telam