Telam
 
28/04/2013

ESMA: El caso de los delegados de "La Nación" 

Una desaparecida que integró el "mini staff", Marta Álvarez, declaró extensa y pormenorizadamente

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    Francisco Marín. Físico, docente
(Espacio Memorias y derechos Humanos / Télam).- Marta Remedios Álvarez, apodada "La Peti", era montonera, había sido delegada de los trabajadores del diario "La Nación" y estaba embarazada cuando la secuestraron a fin de junio de 1976 junto a su pareja y a dos compañeros. Tuvo a su hijo en cautiverio y sobrevivió como trabajadora esclava en el llamado "ministaff", el grupo que reunía a los prisioneros que los captores juzgaban totalmente "recuperados". Su testimonio es invalorable entre otras razones porque en la ESMA hay pocos sobrevivientes entre los secuestrados en la primera mitad de 1976. Y porque Marta Álvarez fue memoriosa y recordó a muchos detenidos-desaparecidos y a muchos represores.

Marta fue secuestrada la madrugada del 26 de junio de 1976 junto a su compañero Adolfo Kilmann (37), Rita Mignaco (34) y Javier Otero (35) luego de que hombres armados irrumpieran eu un departamento de la calle Víctor Hugo y la avenida General Paz, Vicente López. Todos (ellas en camisón, encapuchadas y esposadas, ellos en el baúl del auto) fueron llevados a la cercana ESMA.

“Con Rita nos posieron en el asiento de atrás. Cuando llegamos a la ESMA no supe nada más de Rita y Javier. Ella también trabajaba en La Nación. Las dos militábamos en la agrupación civil de prensa, que pertenecía a Montoneros. Javier era su marido, era soldado conscripto y yo no conocía ninguna militancia suya. Nunca más aparecieron”, comenzó diciendo Marta Álvarez en la ampliación de su declaración testimonial.. 

Marta dijo que fue torturada con una picana eléctrica por los oficiales de la Armada Francis Wahamond y Antonio Pernías, y los policías Juan Carlos Linares y Ernesto Weber y que como si fuera una burla le adjudicaron el núnero 220.

Como su embarazo sufrió complicaciones, el médico naval Carlos Capdevila recomendó su traslado al Hospital Naval donde dio a luz un varón, que permaneció con ella en la ESMA. Tuvo una infecciòn porque no le habían retirado totalmente la placenta por lo que fue tratada en ese mismo nosocomio y después, de vuelta en la ESMA, por el médico Jorge Luis Magnacco. El bebé estuvo con ella hasta el 16 de julio, cuando le fue entregado a su abuela. Previamente, los marinos la acompañaron a incribirlo legalmemente. Le dio el nombre de Federico Emilio Francisco.

Luego de más de un año mas, narró, a partir de fines de agosto de 1978 le permitieron salidas temporarias de la ESMA, y en junmio de 1979 se le concedió una "libertad vigilada".

El fiscal le preguntó por la víctima José Caçabelos, cuyo caso había sido abordado en la audiencia del jueves por su hermana Ana María. Marta “Lo conocí en la ESMA. Había sido secuestrado unos 20 días antes que yo. Con José estuve varias veces, mucho tiempo, porque Whamond era su responsable. Cada uno de ellos tenía un secuestrado al que controlaba y manejaba. José hablaba mucho de su familia, de sus hermanas, estaba preocupado, obsesionado con su hermana (Cecilia), porque la estaban buscando. Lo vi hasta diciembre del `76”.

Friele le preguntó a Marta si supo algo sobre las hermanas de José Antonio Caçabelos y dijo que “una de las hermanas, Esperanza, murió en un tiroteo en la calle Oro junto a su marido (Edgardo). No sólo lo supe por José, fue un hecho muy comentado en la ESMA, porque fue herido el capitán Menéndez. Después de ese hecho, José estaba mucho más preocupado por su hermana Cecilia... y, como le prometían que si la encontraban, se salvarían los dos, y él lo creyó...",

La testigo dijo que Cecilia fue secuestrada en "una cita armada". "Yo la ví a principios de diciembre, con José. Cecilia era una chica muy jovencita. La vi dos veces en el Sótano, en un lugar donde había un box y nos sentaban a que charláramos varios detenidos. Las dos veces estaba con José y los dos fueron trasladados juntos en diciembre. Él militaba en Montoneros zona norte y  las hermanas también militaban en Montoneros”.

(Más información sobre el calvario de los Caçavelos aqui: La destrucciòn de toda una familia)

El fiscal le preguntó a la ex detenida-desaparecida Marta Álvarez sobre otras víctimas, como Alejandro Calabria y Quique Tapia, estudiantes de arquitectura. "Eran militantes montoneros de la  JUP y habían sio secuestrados un mes antes que yo. Yo no los conocñia de antes, los conocí charlando en el sótano. Estuvieron hasta enero del `77”.

También le preguntaron sobre Franca Jarach.  Marta dijo que “también había sido militante de Montoneros, era compañera mía de militancia en una época. En ese momento ella estaba por la agrupación de gráficos. Fue secuestrada un día antes que yo. La vi a los pocos días de caer, a los 4 ó 5 días. Estuve 2 ó 3 veces con ella. Era jovencita, tenía 18 años. Me contó que había podido hablar por teléfono a su casa. Yo también pude. Nos hacían hablar para decir que estábamos bien y para que le pidiéramos a nuestras familias que no hicieran nada. De los que estábamos en ese momento, todos hablamos por teléfono a nuestras casas”.

La Fiscalía le preguntó si pudo hablar con Franca Jarach sobre su secuestro y Marta dijo que le contó que “había sido el 25 y que fue en la calle, con otro compañero, también Gráficos al que le decíamos el `Negro Clay`, Daniel Fernández.nro. 32). A ella la vi dos o tres veces en el lapso de un mes y medio, después no la vi más. Estaba bien, era muy optimista, decía que íbamos a volver a ser delegadas. El Negro Clay estuvo casi hasta fin de año."

Marta dijo que también conoció en la ESMA a Nora Oppenhaimer. "Era una militante de la JUP, de 21 ó 22 años. Con ella charlábamos de lo que íbamos a hacer cuando saliéramos. Ella también llamó a su familia. Estuvo bastante tiempo, hasta diciembre del `76. Estaba mucho con el `Negro Clay`”.

En cambio dijo que ya conocía de antes a el periodista Eduardo Suárez. "Éramos compañeros de militancia del gremio de prensa. Me bajaron a verlo al día siguiente de su secuestro.Estaba muy golpeado, con la cara con hematomas. Me dijo que lo había ido a buscar al trabajo. Se dio cuenta de que estaba embarazada y estábamos hablando de eso cuando escuchamos entrat una chica a los gritos y golpes. Me dijo. 'Es Patricia', por su mujer. Yo no la vi, solo la escuché. Y a él no volví a verlo nunca más".

Le preguntaron por Eduardo Seib. "Como yo, trabajaba en La Nación y era delegado. Me llevaron a verlo a la sala de torturas, donde estaba atado a la cama y 'Fibra' (el teniente de navío Francisco Lucio Rioja) estaba con él.  Estuve un rato, me descompuse,  me dieron un café y me devolvieron a Capucha. Hablé con él dos o tres veces más y después dejé de verlo".

En cuanto a Pablo Gazzarri dijo que lo conocia y eran amigos. “Había estado en la Parroquia Santa Amelia y también en otra que está en Liniers y Belgrano, donde nosotros (JP-Montoneros) teníamos un trabajo territorial.  Trabajamos juntos bastante tiempo. Después dejó de militar en el barrio pero seguí viéndolo en la Parroquia donde él estaba, en la avenida Triunvirato. En la ESMA lo vi poco después de que lo secuestraran, a fines de 1976. Me dijo que lo habían levantado en la calle. Lo volví a ver el 5 de enero cuando huibo un traslado, un simulacro de traslado en realidad, y nos dieron una inyección. Es afue la última vez que lo vi".

Sobre Laura Reboratti dijo que “no la conocía, no sabía si era militante, nada. Un día, estando en el Sótano con Alfredo Buzzalino, Whamond trae a una chica para ver si la conocíamos. Fue el único contacto que tuve con ella”.

Sobre Daniel Schapira dijo que “no lo conocía, no lo vi nunca más. No sé siquiera si militaba en alguna organización política”.

Acerca de Mónica Quinteiro,  dijo que “había sido monja, y yo la conocía de antes por la militancia. No la vi pero supe que estaba ahí por El Tigre Acosta, que se jactaba de su secuestro porque era pariente de él”.

Sobre la familia Tarnopolsky dijo “la familia estuvo en la ESMA. Yo estuve con Sergio, lo conocí ahí, y con Betina, la hermana más chica. Sergio era conscripto en la ESMA y asistente de Acosta. Fue un caso muy renombrado en la ESMA. Estábamos con Alfredo (Buzzalino) en el Sótano, lo traen, estaba muy destruido. Nos dicen: 'Miren, éste es Tarnopolsky` y lo llevan para seguir torturándolo'. Nunca había visto a una persona en tal estado. Después supimos que había querido poner un explosivo en la ESMA y lo había descubierto y secuestrado. Después secuestraron a toda su familia. A Betina la vi en el baño, era muy joven. Era muy parecida a su hermano. Lloraba mucho”.

Otro de los nombres por los que le preguntaron fue por Ricardo Jaime Zeff Lebedinsky. Dijo que "lo conocía bien porque era militante de la JP-Montoneros y amigo de mi compañero (Adolfo) Kilmann. Usaba anteojos, era miope”.

Sobre Ángela María Aieta de Gullo, dijo que “era la madre de (Juan Carlos) Dante Gullo, quien había sido el responsable nacional de la Juventud Peronista. La conocía porque ella había formado parte del Peronismo Auténtico y cuando se lo lanzó ella fue una de las oradoras. La conocí personalmente en el baño de la ESMA, cuansdo se me acercó y me preguntó si necesitaba algo. Era una persona grande. Sigue desaparecida”.

Acerca de Hebe Inés Lorenzo,relató que “era de la agrupación de actores, la conocía de la militancia. Sabía que había sido secuestrada con su compañero, Horacio Peralta. A ella no la vi. Si vi a Horacio, quien me informó que ella también había sido secuestrada.  Horacio era titiritero, estaba en la agrupación de actores. Ella también sobrevivió. De la ESMA pasó a la cárcel de Villa Devoto.

Sobre Pablo González Langarica, alías “Toño”, contó que “aparte de verlo a él, vi a su mujer y a sus dos chiquitas, que estaban en el camarote que después fue usado para las embarazadas. Ellas quedaron ahí una semana, y después fueron llevadas a la quinta. Estaba como rehenes, porque se lo llevaron a Toño a Europa para interceptar un camión con armas que había comprado Montoneros”.

En Madrid González Langarica fue obligado por sus captores a dar una rueda de prensa presentándose como el jefe de una disidencia de Montoneros, pero uno de aquellos, que tanbién se hacía pasar por montonero disidente puso en evidencia el engaño al referirse a la supuesta disidencia como "los subversivos", lo que provocó la ácida burla del periodista enviado por el semanario Cambio 16, Xavier Domingo.

Acerca de Dagmar Hagelin (caso 212), Marta Álvarez dijo que “le decíamos 'La Suequita'. La vi una vez en el camarote que después fue de las embarazadas. Estaba caminando, vendada la cabeza y uno de los brazos. Como saben, sigue desaparecida".

Respectó a Horacio Maggio dijo que lo conocí en la ESMA, le decíamos 'Nariz'. Estaba en La Pecera. Logró fugarse en una de las salidas. Supe que lo mataron en un enfrentamiento. Nos hicieron desfilar por el playón de estacionamiento y ver su cuepo acribillado, que estaba dentro de una camioneta”.

Luego le preguntaron por su hijo, Federico Emilio Francisco Mera. " “Es mi hijo”, confirmó Marta, “Di  a luz en cautiverio, en carnaval, y el parto en el Hospital Naval fue atendido por Magnacco. Me lo dejaron tres meses y después se lo dieron a mi madre”, agregó.

Marta también habló de Vera Lennie Labayrú, que nació en cautiverio, en un parto también atendido por Magnacco. La niña fue entregada a su familia días después de su nacimiento. Sobre María del Carmen Moyano de Poblete, Marta dijo que era una de la sprisioneras embarazadas. "Se acercó un día, porque estaba en el cuartito de enfrente, y me preguntó qué había pasado con mi bebé". Y agregó que tuvo una hija, y que desconoce el paradero de ambas..

Sobre Eva Marín,  (caso 686), Marta dijo que “era una nena, la hija de María Cristina Solís de Marín (caso 456) y de Francisco Marín (caso 281). Sé que estuvo en la ESMA, porque cuando cae el padre muerto, ellos mismos dijeron que había caído con la hijita. Eva tendría 3 ó 4 años”.
Francisco Marín tenía 32 años, era docente, físico, montonero y trabajaba en el Diario La Nación, dónde

había sido delgado. La patora lo fue a secuestrar a su casa el 15 de mayo de 1977. Debe haberse resistido porque a la ESMA llegó cadaver.

Su esposa María Cristina Solís, como él montonera y ex delegada de La Nación y madre de sus dos hijas, fue secuestrada al año siguiente. El padre de ella, Pedro, había sido secuestrado y desaparecido en 1976. 

Acerca de la familia Galli, Marta relató que “Mario Gall era muy conocido porque había sido marino, estaba en Montoneros. Estaba además su mujer (Patricia Flynn de Galli), su madre (Felisa Wagner de Galli) y su pequeña hija (Marianela) que le fue entregada a la familia y es la única sobreviviente del grupo.

A Marta le nombraron a más víctimas y pudo relatar que vio en la ESMA al ya mencionado Pedro Solís, a Laura Susana Di Doménico. a Laura Tacca de Ahumada, a Carlos Alberto Caprioli, a Marta Zelmira Mastrogiácomo, a Orlando Méndez,  Emilio Enrique Dellasopa, a   Marcelo "Monra" Kurlat, a  Mario Lorenzo Koncurat, a Claudia Josefina Urondo de Koncurat, a Federico Ramón Ibáñez, a Miguel Chiernajowsky, a Rolando Jeckel, a Alberto Girondo, a ), Nilda Orazi, a Ana María Ponce de Fernández, a Máximo Nicoletti, a Ana María Soffiantini, a  Carlos Bartolomé, a Oscar Rubén "El Sordo" De Gregorio (caso 395), a Alfredo Julio Margari, a Liliana Gardella, a Jaime Drí, a Rosario Quiroga, a Miriam Lewin y a Julia Sarmiento.

También dijo haber visto en la ESMA a Liliana Fontana. "Era una embarazada. La vi una sola vez caminando en el pasillo en el tercer piso. Un guardia le decía 'Paty caminá, tenés que caminar, Paty'". Y añadió que su hijo Pedro Sandoval Fontana nació en cautiverio y fue apropiado por el gendarme Víctor Rei. El joven recuperó su identidad y pudo encontrarse   con su familia.

Confirmó así que Liliana pasó por la ESMA pues provenía del Club Atlético y parió en el Hospital Militar de Campo de Mayo.

“Mini staff” y “maxi staff”

El fiscal le preguntó a la testigo sobre los sectores del ccd en los que los detenidos-desaparecidos desarrollaban trabajo esclavo. Marta dijo que “eso es posterior al `76. Empezó con una idea de (el Tigre) Acosta y fue para determinados detenidos que teníamos condiciones, a los que nos sacaron de Capucha y nos pusieron en unos cuartos. Inicialmente, estaba Inés Cobo, Nora Oppenhaimer, la 'Gallega Pilar' (Laura Di Doménico), el gordo Alfredo. Después incorporaron a otros: Murgier (María Isabel, caso nro. 102), (Alfredo) Buzzalino, Anita "Barbarella" Dvatman, Graciela "La Negrita" García y Marta Bazán.

Marta agregó que “se construyeron camarotes y se empezaron a formar grupos de trabajo. Así empezó el maxi staff, que era mucho más extenso, con más secuestrados”.

El fiscal le preguntó acerca de Inés Cobo. Marta dijo que “estaba mal, hablaba incoherencias, estaba muy afectada. Rezaba todo el día, cantaba canciones religiosas. Había perdido un embarazo. Fue trasladada en enero. No la conocía de antes. A Inés, inicialmente, la habían pasado a un camarote muy grande, yo estaba en uno chiquito al lado. Fue secuestrada en septiembre en la calle, después que yo. Era de la JP-Montoneros, eso me lo dijo ella”. Inés Cobo está desaparecida.

"Traslados” y vuelos de la muerte

La Fiscalía le preguntó a Marta sobre los denominados traslados y dijo que “esos días había mucha tensión. Se controlaba mucho más todo, había nerviosismo, empezaban a llamar por número, los llamados eran llevados al Sótano. Pedro, el jefe de guardia de 'los Verdes', era el que llamaba. Nunca supe bien cómo era la organización”.

Los represores

La siguiente pregunta estuvo referida a uno de los imputados: el vicealmirante Antonio Vañek, ya condenado a 40 años de prisión por el plan sistemático de robo de bebés hijos de desaparecidos. Marta relató que “una noche que ya estaba en el camarote, se abre la puerta, prenden la luz: era Chamorro (Rubén Jacinto, director de la ESMA) que nos presentó a Vañek y a (el también vicealmirante y Comandante de Operaciones Navales Luis María) Mendía. Me preguntaron mi nombre y dónde militaba, y nada más”.

El proyecto de Massera

La testigo contó que, en el marco de “tratar de contrarrestar la imagen negativa del país en Europa” se realizaron viajes, en los que llevaron a algunos detenidos-desaparecidos de la ESMA, como Marta "Coca" Bazán y Mercedes Inés "Lucy" Carazzo, que volvieron poco después, y que luego hubo otro viaje en el que participaron Carazzo y Marisa Murgier” que le contaron cuál era el objetivo del viaje y acerca del proyecto político del almirante Emilio Eduardo Massera.

Robo de bienes

El fiscal le hizo a Marta preguntas referidas a la causa judicial que investiga el robo de bienes. Puntualmente, le recordó que ella mencionó anteriormente la adulteración de documentos y una inmobiliaria, a la vez que un sector del edificio del Casino de Oficiales donde se guardaban los bienes robados, el Pañol. “Yo sabía de la inmobiliaria, era nombrada. Eran Whamond y (el capitán de fragata Jorge) Rádice los responsables. Ponían a la venta todas las propiedades de los secuestrados. No sé cómo era la operatoria”.

Trabajo esclavo

A Marta le preguntaron sobre una de las tareas que tuvo que realizar en la empresa CROMA (originalmente Multivisión), ubicada cerca de la ESMA: “Era una empresa de audiovisuales, de filmación de comerciales. Estaba en la calle Besares. Fue armada por el Grupo de Tareas. Inicialmente, había estado ahí Silvia Labayrú.  Una que vez que se fue, me llevaron a trabajar a mi. Estaba uno de los hijos de Chamorro y el Gato (el marino Alberto González Menotti). Acosta y Rádice iban permanentemente. Después se conforma como una sociedad. Como presidente asume un pariente de Acosta, de apellido Cabrera. Luego la ponen a trabajar también a Marisa Murgier”.

Marta relató que en CROMA “era empleada administrativa. Inicialmente, me llevaban a la empresa y me volvían a dormir en la ESMA. Después me dejaron ir a dormir a la casa de mi madre. Había que firmar actas. Formaba parte del Directorio como síndico el hijo de Massera. Fui a la oficina de Massera que estaba en la calle Cerrito y Santa Fe a firmar actas. Rafael Ayerza era un abogado que venía a las reuniones de Directorio, era pariente de Massera. También venía  el periodista (Hugo) Lezama, que me parece que trabajaba en (el diario) Convicción (era su director). Había gente secuestrados que trabajaban en las imprentas de Convicción, como Daniel Lastra.

En cuanto a (el suboficial mayor Aníbal) Mazzola, dijo que era asistente de Acosta, que  estaba en el grupo llamado "Los Jorges" y era su mano derecha.

Le preguntaron si tuvo conocimiento de alguna otra empresa y Marta dijo que además de la inmobiliaria Wilri, “armaron empresas con las Chacras de Coria, que eran unos campos en Mendoza, con unos caballos de carrera. A eso lo manejaban Acosta y Rádice.

Chacras de Coria

La testigo contó que “se llegó a partir de la caída de un grupo de finanzas de Montoneros, que tenía campos en Mendoza. Todo este grupo cae alrededor de enero del `77 con Juan Gasparini, Conrado Gómez  y varios más”. A continuación, le preguntaron sobre más personas secuestradas en ese hecho. Mencionó a Horacio Palma y a Victorio Cerutti. "Todos fueron llevados a Capucha, eran mucho más grandes (mayores) que el resto de los detenidos”.

Identificaciones de represores

La Fiscalía le preguntó a Marta por algunos imputados, para saber si los vio en la ESMA. Le nombraron a (el teniente de navío, Hugo) Damario, de quien dijo que “era un marino que conocí en la ESMA. Era de Logística, después estaba en la Cancillería, en la oficina de prensa”.

Acerca de (el prefecto Jorge Manuel) Díaz Smith dijo que “era un operativo, le decían 'Panceta'. Supe después el nombre. Era una persona gorda, con panza, bigotes, entradas”.

El siguiente nombre fue (el capital de navío, Oscar) Lanzón. “Era Horacio. Lo conocí en la ESMA, era de Inteligencia. Se haizo cargo del Grupo después de (Luis D'Imperio, "Abdala"). Lanzón iba a la oficina de prensa donde yo estaba con Graciela García”, recordó.

Sobre el marino (Carlos Guillermo) Suárez Mason (hijo), Marta dijo que “le decían 'El hijo de Sam'. Era muy joven, de tez blanca y cabello castaño”.

Acerca de (el capitán de navío Randolfo) Agustin Scacchi dijo que “era compañero, amigo de Acosta, tenían una relación muy cercana. Las veces que lo vi fue en 'Los Jorges'. Era más o menos de unos 38 años, alto, muy atlético, cara cuadrada, anguloso, tenía entradas, poco pelo”.

También le preguntaron por (el suboficial mayor Carlos) Galián, alias “Pedro Bolita”, y dijo que “estaba desde el principio, desde cuando me llevan a la ESMA. Era el encargado de todos 'los Verdes'.  El que se aseguraba que tuviéramos los grilletes puestos, etc., y  también el que nos llevaba a los detenidos cuando nos llamaban. Era bajo, gordito, morocho, pelo renegrido y lacio”.

Por último, la fiscalía nombró a dos represores (curiosamente ambos de nombre Orlando) por sus apodos. De "Fragote" Marta Álvarez (Carlos Orlando Generoso) dijo que “era penitenciario, de operaciones. Lo vi en la Pecera y en el Dorado”. Y sobre "Hormiga", (Orlando González) dijo “Lo conocí en el Dorado. Era un auxiliar, sacaba fotos."

 
 
 
Lemos se negó a declarar y Blaquier no se presenta mañana por prescripción médica

Jujuy: el ex gerente de Ledesma se negó a declarar

San Salvador de Jujuy (enviada especial). El ex administrador del ingenio Ledesma, Alberto Lemos, hizo esta mañana una presentación espontánea en el Juzgado Federal 2 de Jujuy, en la que se abstuvo de declarar presentando por escrito su descargo. En [...]

Italia entregó documentación sobre víctimas de la dictadura para que sea utilizada en los juicios

Italia entregó documentación sobre víctimas dictadura

El Subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia, Mario Giro, entregó hoy al canciller Héctor Timerman documentación sobre las víctimas de la dictadura, a fin de que la Justicia argentina pueda utilizarla en el juzgamiento de los [...]

Varios testimonios relacionan a Navajas Artaza con una feroz represión a obreros agremiados

Testimonios vinculan a Navajas Artaza con la represión

Corrientes.- Una de las víctimas de la represión ilegal de la dictadura en la localidad correntina de Virasoro, Pablo Franco, que trabajó en "Las Marías" desde 1973 hasta que se lo llevaron detenido en 1976, aseguró que lo ocurrido en esa firma [...]

Un 80% de los filipinos cree que el Estado actúa de manera ilegal en la represion del narco

Filipinas: Encuesta revela atrocidades "antidroga"

Una encuesta elaborada por una consultora internacional mostró que más de la mitad de los filipinos cree que la policía de su país mata de manera ilegal a sospechosos en el marco de la "guerra antidroga" lanzada por el presidente Rodrigo Duterte, [...]

 
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Memoria Abierta
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Esma II
 
Diario del Juicio
 
 
 
Telam