Telam
 
09/05/2012

Un coronel del Ejército fue beneficiado con la suspensión del proceso 

Dos comisarios de la Bonaerense, juzgados por la desaparición de estudiantes del Mariano Acosta

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    Pablo Llonto en acción. Es el más activo litigante de la megacausa Campo de Mayo.
Buenos Aires.- Dos comisarios retirados de la Policía Bonaerense y un coronel del Ejército Argentino comenzaron a ser juzgados hoy por la privación ilegal de la libertad de tres estudiantes de profesorado del colegio “Mariano Acosta”, que compartían un taller literario con otras de las víctimas del operativo donde fueron secuestrados en 1979. El Tribunal Oral Federal 1 de San Martín juzga a el ex titular de la División de Informaciones de la Delegación San Martín de la PBA en la última dictadura cívico militar, Roberto Bustos y el ex comisario de la seccional 3 Villa Lynch de ese partido, Jorge Bianchero. Ambos comisarios llegaron al juicio excarcelados y procesados por dos allanamientos ilegales, privación ilegal de la libertad agravada, amenazas y violencia reiterada en ocho casos, en seis de los cuales las víctimas continúan desaparecidas.

Los jueces Lucila Larrandart, Daniel Petrone y Héctor Sagretti iniciaron la audiencia con la lectura de la acusación de fiscalía y querellas, en donde se consideró que ambos acusados tuvieron injerencia en dos detenciones ilegales que dieron origen al operativo donde se secuestró luego a jóvenes compañeros de un taller literario en Ecuador al 300 de Capital Federal, la noche del sábado 12 de mayo de 1979.

Las víctimas fueron Jorge Sznaider, Jorge Pérez Brancatto, Hugo Malozowski -los tres estudiantes del Mariano Acosta- y los escritores Mirta y Carlos Pérez, quienes según declararon hoy los primeros testigos habían manifestado su deseo de viajar a España para en ese país escribir un libro dando cuenta de lo que ocurría en Argentina con la represión ilegal. Todos siguen desaparecidos.

El viernes previo por la noche había sido secuestrada al salir de su trabajo en una perfumería del barrio de Almagro Noemí Beitone, también compañera del taller literario y novia de un militante del PRT secuestrado año y medio antes. Sznaider tenía 19 años y estudiaba profesorado de historia en el Mariano Acosta, junto a otras dos víctimas, Malozowski y Pérez Brancato, a raíz de lo cual siempre se aludió a ellos como "el grupo del Mariano Acosta".
 
Dos días antes de los secuestros, la policía de Villa Lynch –subordinada al Ejército- había detenido ilegalmente a un hermano de Noemí Beitone y a un amigo en un departamento en esa localidad donde secuestraron libros, uno de los cuales pertenecía a Sznaider.

Luis Blas Beitone abrió la ronda de testigos y recordó que fue llevado a la comisaría y pasó allí dos días hasta que fue liberado y que cuando buscaba en la calle un teléfono para llamar a su padre fue secuestrado por individuos que lo subieron a un Ford Falcon y llevado, según dijo haber creído entonces, a un destacamento militar donde lo torturaron preguntándole por su hermana, secuestrada poco después y el origen de los libros que había en su departamento.

El otro detenido en ese momento fue Omar Ivorra, quien también fue llevado a la seccional 3 de Villa Lynch y luego liberado en detenciones que no quedaron registradas en la comisaría. Cuando ocurrió todo el operativo cuyo inicio se ubica en esas  dos detenciones de Villa Lynch, Bianchero estaba al frente de la comisaría mientras que Bustos dirigía el área de recopilación de información sobre la llamada "lucha antisubversiva".

Ambos se negaron a prestar declaración indagatoria al inicio del juicio en su contra mientras que un tercer acusado, el ex jefe del destacamento de inteligencia 201 del Comando de Institutos Militares coronel Nedo Otto Cardarelli, fue beneficiado con la suspensión del proceso tras ser revisado por médicos que dictaminaron que no puede enfrentar un juicio tras sufrir un accidente cerebro vascular..

Según la acusación del querellante abogado Pablo Llonto, por la familia Szneider, el grupo de jóvenes fue secuestrado en la Capital Federal durante una cena de compañeros del taller literario a la que debía concurrir la joven Beitone, víctima de la privación ilegal de la libertad la noche anterior en el barrio de Almagro, cuando fue subida a un automóvil a la salida de su trabajo en avenida Corrientes y Acuña de Figueroa, según contó el testigo Mario Aguinaga, ex compañero de trabajo y amigo de la chica. Para los investigadores, los datos para ese procedimiento ilegal se originaron en las dos detenciones llevadas a cabo poco antes por la comisaría de Villa Lynch, desde donde se procesó la información “en un hecho que no fue aislado, sino que era un plan general para dar con la hermana de uno de los detenidos allí y sus compañeros de estudios”.

La Justicia comprobó en la investigación que los jóvenes estudiantes fueron llevados al destacamento de Inteligencia 201 de Campo de Mayo en base a un organigrama aportado por el Archivo Provincial de la Memoria con supuestos cargos y funciones subversivas de todos, firmado por uno de los ahora acusados, Bustos, quien lo tituló “Factor extremismo” .

Poco antes del inicio del juicio, tanto Bianchero como Bustos pidieron la suspensión del proceso a cambio de una "probation", es decir, realizar tareas comunitarias y en el caso del primero, ofreció pagar dos mil pesos a cada familia de las víctimas como "resarcimiento" por el rol que pudo haber tenido en lo ocurrido, algo que fue rechazado por el Tribunal.

Los jueces impidieron también la renuncia del defensor de Biancheto poco antes de iniciarse el debate, algo que podría haber derivado en su interrupción al advertirle que "era una clara maniobra dilatoria" y avisarle que si la concretaba se daría aviso al Colegio Público de Abogados.

En el juicio son querellantes Llonto por la familia Sznaider, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación representada por Ciro Annichiarico y el colectivo “Justicia Ya” con el abogado Pablo Piatigorsky. Todos podrían pedir penas de hasta 25 años de prisión.

 
 
 
Reclamaron a Rodríguez Larreta la renuncia de Darío Lopérfido por sus dichos sobre los desaparecidos

Piden a Rodríguez Larreta la renuncia de Loperfido

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, recibió hoy a representantes de organismos de derechos humanos, artistas, intelectuales y trabajadores de la cultura y la ciencia, quienes le reclamaron la renuncia del ministro de Cultura, [...]

Carlos Flaskamp, un sobreviviente,  reivindicó ideales y accionar de las organizaciones armadas

Córdoba: Flaskamp reivindicó accionar de las OPM

Córdoba.- Un sobreviviente de los Centros Clandestinos de Detención (CCD) manifestó hoy que los fines que perseguían las organizaciones de la militancia política revolucionaria "aniquilada" por la dictadura militar eran "la igualdad y la liberación [...]

La justicia tarda ahora 4 meses en ordenar un ADN cuando hace un año tardaba 22

ADN. Justicia redujo 4 veces lo que tarda en ordenarlo

El tiempo que demora la justicia en ordenar un ADN a jóvenes y no tanto que podrían haber sufrido un robo y sustitución de su identidad se redujo de 22 a cuatro meses, es decir, casi seis veces. Ese fue el regalo que les llevó a las Abuelas de Plaza [...]

Alén: "Hooft hizo sociales, pero los abogados eran secuestrados, desaparecidos y asesinados",

Juicio a Hooft: La querella pidió su destitución

La Plata.- La querella solicitó hoy al Tribunal de Enjuiciamiento de Magistrados de Buenos Aires que se destituya del cargo al suspendido juez federal Pedro Hooft, al considerar que fue "funcional a la dictadura militar al no investigar los delitos [...]

 
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Memoria Abierta
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Esma II
 
Diario del Juicio
 
 
 
Telam