Telam
 
10/09/2014

El testimonio del jefe de guardia de la Maternidad sacudió al Tribunal 

"¿Usted dice que las pacientes estaban esposadas en el parto?" "Efectivamente", dijo el médico

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    La inhumanidad de los verdugos quedó en evidencia tras el relato de un médico de guardia
El testigo Elio Villar, médico que se desempeñó como jefe de guardia de la Maternidad Provincial durante la última dictadura cívico militar, señaló que en el lugar "no quedaban" registros de las presas políticas embarazadas que ingresaban al centro asistencial y relató que parían con "grilletes atados a la cama". Villar declaró hoy en el juicio que se lleva a cabo en los tribunales federales de Córdoba por crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención La Perla, en relación con las presas políticas que se encontraban embarazadas.

"Mientras se hacía el parto -dijo- quienes atendían a la paciente estaban permanentemente custodiados por personal del Ejército. No completaban el tiempo de internación, si todo estaba bien, los cargaban y se lo llevaban", dice el Dr. Elio Villar, quien fue Director de Guardia en la Maternidad Provincial durante los hechos que se juzgan en esta causa. "Por entonces el director de la Maternidad fue un comodoro o vicecomodoro".

Villar es médico y durante la última dictadura militar fue jefe de Guardia de la Maternidad Provincial por lo que la Dra. María Teresa Sánchez -de Abuelas de Plaza de Mayo- lo citó a declarar acerca de los partos de mujeres detenidas en calidad de presos políticos. El testigo dijo que nunca le tocó personalmente atender un parto de "detenidas especiales".

"Parte de la documentación -dijo en otro momento- se destruyó porque estaba en el subsuelo que se inundaba con cada subida del río", cuenta el médico ante las preguntas de la querellante María Teresa Sanchez por las historias clínicas y partes del día

Preguntado por la fiscal Miguel Carmona, el testigo narró cómo eran los procedimientos normales de atención a embarazadas presas, frente a la situación de las "presas especiales". "Las pacientes presas eran llevadas por personal de la penitenciaría para seguir su embarazo, les hacíamos una historia clínica que usábamos para controlar el parto. Lo no normal eran pacientes que ingresaban por otro lado, directamente a sala de parto y con custodia. Se hacía el parto y se los llevaban directamente. No había historia clínica, no había seguimiento, no quedaba ningún registro".

"Estaban esposadas y custodiadas por personal policial. No permitían que ingresara nadie más que las personas concretas que ibana  atender el parto", cuenta Villar. Además agregó que los policías venían con sus uniformes y se rehusaban a ponerse las batas reglamentarias por cuestiones de higiene.

El presidente del Tribunal, Dr. Jaime Díaz Gavier no dio crédito a lo que oían sus oídos y repreguntó: "Usted está diciendo que las pacientes estaban esposadas en el momento del parto?" "Efectivamente", respondió el médico. "Los grilletes se amarraban a los barrotes de las camillas dejando las manos libres para aferrarse y poder hacer fuerza".

"Tuve una lucha -completó el testigo- con mis más de 40 años en la Maternidad, porque nosotros pensamos que una mujer debe ser respetada en su condición de mujer al momento del parto, y que debe estar en libertad. El estar esposadas les impide cualquier movimiento y eso las mortifica más, aumentando el dolor", dijo el Dr. Villar quien afirmó que durante mucho tiempo fue costumbre esposar a las parturientas presas.

Posteriormente, declaró Oscar Alejandro Flores, que era militante del PST (Partido Socialista de los Trabajadores). El testigo sobreviviente, ante una pregunta, habló de una deuda histórica. "Los deudores son ellos -dijo aludiendo a los imputados- me han sacado varios años de mi vida". El 16 de noviembre de 1977, Flores fue secuestrado del local que estaban armando con compañeros del Partido Socialista de los Trabajadores. "Ya había oscurecido, íbamos a abrir el negocio a la mañana siguiente. Irrumpieron muchas personas con armas y nos encerraron en el sótano del local". A la mañana siguiente se lo llevaron junto a otro compañero a quien le decían Coco. "Mi mujer y mis hijos pasaron por el local y pudieron ver cómo nos subían en los autos. No le dijeron nada a dónde íbamos". "Parecía que nos iban a matar". Dijo Oscar y no pudo continuar con la declaración. Miró hacia arriba y sus recuerdos se perdieron en aquella mañana, en medio del campo, cuando los bajaron del auto y sintieron el terror. "Perdón, sabía que me iba a pasar esto", se disculpó ante el tribunal y recuperó el aire tomando un poco de agua. Junto a otros compañeros del PST fue llevado a La Perla. El 22 de noviembre lo trasladaron a La Ribera, justo el día antes del recordado temblor del "Caucete". Flores aclaró: "fuimos secuestrados, no medió ningúna orden de arresto ni detención".

Finalmente, declaró María Gabriela Villar, quien relató que el 9 de noviembre de 1977, cuando volvía a su departamento "subió conmigo una persona en el ascensor" y que estando en el interior de su departamento "me muestran diarios del Partido Socialista de los Trabajadores (PST). Ahí me meten a una habitación, y una persona me viola". Relató que fue en esas circunstancias un hombre que identificó como "Fogo (alias del imputado Ricardo Lardone) dice: "ahora me toca a mí", pero entra otro, un tal Luis (el imputado Manzanelli) y éste me hace vestir, y me pegó una trompada como las del cine, cinematográfica en el estómago, y me tira contra una pared".

"Me llevaron a un lugar -continuó- a sacarme una foto. La situación era rara, escuché muchas personas, había mucha gente y como un ámbito de fiesta. Algunos de ellos tenían copas", recuerda como una fotografía del horror e incertidumbre que reinaba en el centro clandestino de detención.

La testigo recordó imágenes de La Perla. Los golpes de las puertas, los pasos apresurados, las radios: "tigre llamando a pantera, traemos paquetes". La llegada de nuevos secuestrados. "Un día HB nos hizo parar junto a la colchoneta, traía un ramo de flores y nos hizo cantar el himno". La testigo recuerda la fisonomía de ese represor, a quien recordaba como "cuadradito" y a quien identificó por los diarios con el nombre de Díaz. A Fogo lo identificó como Lardone, y a Luis como Manzanelli, este último "mantiene hasta hoy su fisonomía".
 
En cuanto a la tortura, la testigo sobreviviente relató: "Fui víctimas de golpes, de picana. Pero creo que el daño psicológico es el más grande. El tema era no saber si te iban a matar o ibas a vivir. Yo negué o preferí olvidarme de la violación, pero mi cuerpo suspendió durante cinco años toda actividad hormonal. Un especialista me dijo que era un trauma común en mujeres sobrevivientes de guerras o esta clase de situaciones"

Con contundencia, María Gabriela Villar fue clara frente a la pregunta del defensor particular Viola, que intentó hacerla declarar contra los llamados "colaboradores".  "Eran ellos los que hablaban de 'colaboradores', de 'paquetes', de 'cantar'... ellos hablaban con esos términos. Han pasado muchos años y yo misma me di cuenta de que era algo impuesto. Yo no pienso que ninguna de estas personas estuviera ahí por voluntad propia: para mí eran detenidos". Después de esto, María Gabriela Villar culminó su testimonio y fue aplaudida por el público presente.

La audiencia pasó a cuarto intermedio hasta el martes 16 de septiembre a las 10:30. Se realizará entonces la lectura de la nueva causa "Mackentor" y de un desprendimiento del expediente Maffei, por lo que no habrá testigos.


 
 
 
Operativo Independencia: Primero secuestraron a su padre, después a su bebé

Op. Independencia: Secuestraron a su padre y a su bebé

Estela del Valle Gómez declaró hoy en el megajuicio "Operativo Independencia". Dijo que primero fue golpeado y secuestrado su padre, un obrero azucarero, frente a sus ojos, los de su madre y hermanitos, y que un año después, siendo una adolescente y [...]

Las Abuelas buscan, además, a 11 niños que estaban con sus padres cuando fueron apropiados

Abuelas buscan a 11 niños que estaban con sus padres

Abuelas de Plaza de Mayo continúa la búsqueda de más de 300 niños, hoy jóvenes, que fueron apropiados durante la dictadura cívico militar, entre ellos 11 que desaparecieron junto con sus padres o que fueron robados cuando sus progenitores fueron [...]

Informe Amnesty: Destaca logros argentinos e incluye observación sobre derechos de pueblos indígenas

Amnesty destaca logros argentinos en materia de DDHH

La organización Amnistía Internacional destacó los "avances para procesar y condenar a los responsables de graves violaciones a los derechos humanos" cometidas durante la última dictadura cívico militar, y puso de relieve la sentencia contra los [...]

Santiago del Estero: Nuevo procesamiento para Musa Azar, en causa por delitos de lesa humanidad

Santiago del Estero: Nuevo procesamiento a Musa Azar

Santiago del Estero.- La Justicia federal de Santiago del Estero resolvió procesar al ex jefe de Inteligencia Musa Azar, al ex jefe de Policía, Ramón Warfi Herrera y otros represores por los delitos de "secuestros y torturas" cometidos en la [...]

 
 
Centro de información judicial - Les humanidad
 
 
Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
 
HIJOS
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Memoria Abierta
 
 
 
Telam