Telam
 
17/10/2015

Con jury y juicio pendientes, la Cámara bahiense ordenó reponerlo en la UNS  

Néstor Luis Montezanti, por el mismo camino de Vicente Massot, hacia la impunidad

 
 
 
 
  • Memoria Verdad y Justicia - Télam
    Néstor Montezanti se ha negado a concurrir a sucesivas citaciones del Consejo de la Magistratura. Tal vez espera que después de las elecciones, la Justicia se olvide de él...
OSCAR TAFFETANI
El camarista y docente universitario Néstor Montezanti, quien debe afrontar un jury y luego un juicio por delitos de lesa humanidad, al hallarse imputado en la causa "Triple A bahiense", fue confirmado en sus cátedras de la Universidad Nacional del Sur (UNS) por la misma Cámara que hasta hace muy poco presidía. Ésta es para Montezanti una pequeña victoria, pero victoria al fin, y va jalonando lo que es un trabajoso y sinuoso camino hacia la impunidad, semejante al emprendido por el abogado y empresario periodìstico y de Seguridad Vicente Gonzalo Massot.

Montezanti utilizó el 8 de septiembre pasado las páginas de La Nueva Provincia -el diario de Massot- para defenderse de las acusaciones que se le han hecho tanto en el ámbito de la Universidad Nacional del Sur (UNS) como en el de la fiscalía especial que investiga crímenes de lesa humanidad cometidos durante el ciclo del terrorismo de Estado en Bahía Blanca.

"Un juez debe hablar solamente a través de sus fallos", nos advierte Montezanti al principio de la citada nota, aunque pronto comienza a hablar y hablar ante el periodista, y no precisamente a través de un fallo. Así son las contradicciones y paradojas de esta clase de individuos.

La segunda pregunta que Montezanti esperaba que le hicieran (y que efectivamente le hacen) es: "¿Ha sido o no partícipe de la Triple A?"

Previsiblemente, el acusado niega la "infamia" (que atribuye al rencor de "un viejo y tenaz militante comunista") y da su versión de un hecho del que participó en 1974, en la sede bahiense de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

Transcribimos un párrafo sin desperdicio en el que Montezanti se refiere a los militantes estudiantiles que resistían a la primera intervención en la UTN y en la UNS, en tiempos de los ministros Oscar Ivanissevich y José López Rega y cuando las patotas de la ultraderecha peronista (con apoyo de la PFA que comandaba el comisario Villar) comenzaban a atacar con violencia a los "zurdos" e "infiltrados" en las casas de estudio argentinas, en un ensayo general de los procedimientos del terrorismo de Estado que empezarían a aplicarse ya al año siguiente, con participación del Ejército, de la Armada y del personal civil de Inteligencia (PCI) reclutado para tal fin.

"Protestaban -dice Montezanti- porque el gobierno constitucional de entonces había dispuesto la normalización de la casa de estudios y nombrado a Garófoli, un profesor del Colegio Don Bosco, para esa tarea. De mí se acuerdan porque estaba de saco y corbata. No hacía nada, pero supuestamente me reía y conversaba con los matones. Huelga decir que yo era profesor de la UTN en esa época. O sea que más allá de tanto efectismo, tenía motivos para estar en la UTN ¿no? Ahora bien, como el edificio de la UTN fue reformado mucho después, resulta que todos los testigos se equivocaron respecto de un dato fundamental: dijeron que los matones y yo estábamos parados en la escalera. Pero cuando describieron la escalera, hablaron de la que está ahora (de cemento y de frente a la entrada), y no la de hace 40 años, que era de madera y emplazada de costado. Pequeño fallido de la memoria. Para toda circunstancia de contexto, los testigos fallaron. De lo único que se acordaron todos fue de Montezanti y de su traje y corbata. ¡Qué originalidad!".

Al decir que "el gobierno constitucional de entonces había dispuesto la normalización de la casa de estudios", el entrevistado intenta soslayar el hecho (ya incorporado a la jurisprudencia argentina, tras distintos juicios y sentencias) de que la trama del terrorismo de Estado se había comenzado a tejer desde mucho antes del interregno constitucional de 1973/75, y que personajes nefastos como el declarado fascista Remus Dionisio Tetu venían actuando en el ámbito de la UNS desde los últimos años del Onganiato, integrando una asociación ilícita que sembraría el terror en aulas y calles bahienses, utilizando la franquicia represiva "Triple A" (adhiriendo así a la organización terrorista mayor, fundada en Buenos Aires por el ministro de Bienestar Social José López Rega y el jefe de la Policía Federal Alberto Villar).

El espíritu de aquella "normalización" de la Universidad del Sur a la que alude Montezanti, quedó reflejado en una edición de la segunda época de la revista "Cabildo" -de la que Vicente Massot (oh casualidad) había sido secretario de redacción-, dedicada a la "subversión cultural" y también al "caso de la Universidad del Sur". Allí se reproduce, dos años después de los hechos, un organigrama de Inteligencia sobre la "subversión cultural", en donde se nombra a docentes e institutos que justamente sufrieron el acoso y la violencia de la Triple A versión bahiense, en 1974 y 1975.

¿Tenía conocimiento Montezanti de estas tareas de inteligencia policial y militar sobre los estudiantes y docentes de la UNS? Al contestar a la pregunta -también cantada- sobre su presunta actuación como Personal Civil de Inteligencia (PCI) en Bahía Blanca y en la Universidad Nacional del Sur, Montezanti dijo que actuó como "asesor universitario" (del Ejército). En otras palabras: confirmó la presunción.

"Desde que comencé con la docencia -dice- puse en mi programa de estudios en lugar relevante el tema Malvinas, y creo que soy o fui una voz autorizada en la materia, desde el Derecho Internacional Público. Las consultas que evacué sobre el asunto en 1981 y 1982, así como respecto del diferendo con Chile, fueron pagadas con un contrato, por otra parte bastante pequeño. Una vez producida la derrota en Malvinas, inmediatamente renuncié. Nunca hice ningún curso de inteligencia, ni tuve tareas de agente".

Montezanti omite decir que según las pruebas documentales acompañadas por el profesor y consejero de la UNS José Dante Patrignani, al contestar una denuncia penal hecha por el mismo Montezanti, el acusado "asesor universitario" del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército figura en los archivos bajo el número de orden 3036 y ya cuenta con un legajo oficial desde el 25 de septiembre de 1980, en donde declara ser "empleado" (sic) del Comando en Jefe del Ejército - Jefatura II - Inteligencia, con la categorìa A1 In10 y con un sueldo básico de $ 3.407.077, acotando que se encuentra "a disposición de las necesidades del Destacamento de Inteligencia 181".

Además, omite decir que la recomendación para su ingreso formal (orgánico) al Batallón 601 fue hecha por el coronel José Osvaldo "Balita" Riveiro, que ya ha sido condenado en Francia a 25 años de cárcel por su actuación en Chile durante la Operación Cóndor.  Otros escenarios en donde actuó (es decir, donde cometió delitos) el citado Riveiro son Honduras, Mendoza y... Bahía Blanca.

En su recomendación a Montezanti para el 601, que está microfilmada y que obra en distintos archivos, Riveiro asegura que conoce a Montezanti "desde el año 1975"  (es decir, cuando estaban en pleno desarrollo, con supervisión de la Inteligencia militar, las operaciones policiales y parapoliciales contra la denominada "subversión cultural" en Bahía Blanca, particularmente en el ámbito de la Universidad del Sur).

Por último, hay otro elemento por el que La Nueva Provincia se olvida de preguntar y Montezanti se olvida de responder. Se trata del testimonio que el ex diputado bonaerense (por la UCR) Juan Pedro Tunessi dio ante el juez José Luis Ares, en contestación a otra querella, esta vez por calumnias e injurias, que había hecho Montezanti, dispuesto a apagar cada pequeño foco de incendio, antes de que todo se hiciera una hoguera.

Tunessi dijo ante el juez Ares que había visto en el estudio jurídico de Montezanti, en 1984/85, un diploma en la pared firmado por "el genocida Suárez Mason", de una "Liga Anticomunista Argentina" y también dijo que en 1983 Montezanti había compartido una lista electoral "junto con Ponce y Quiroga" (exponentes de la derecha sindical bahiense, comprometida con los crímenes de la Alianza Anticomunista Argentina, en versión local).

Demasiadas coincidencias. Y lo que queda claro es que en 1974-75, cuando comenzó la ofensiva parapolicial, policial, militar y mediática contra la "subversión cultural" en Bahía Blanca, los nombres de los militares "anticomunistas" Guillermo Suárez Mason, Ramón Genaro Díaz Bessone y José Osvaldo Riveiro (todos condenados por delitos de lesa humanidad; el primero, muerto; el segundo, demente y el último, prófugo de la justicia); de Adel Edgardo Vilas (ex comandante del V Cuerpo, condenado y luego beneficiado por el Punto Final y el indulto, ya fallecido); del diputado y delegado de la CGT Rodolfo Antonio "Fito" Ponce (sindicado como organizador de la "Triple A bahiense", ya fallecido); de Remus Dionisio Tetu (el "normalizador" asesino de la Universidad del Sur, ya fallecido) y de Vicente Gonzalo Massot (co-director de La Nueva Provincia y secretario de redacción de la revista "Cabildo" por el tiempo de los hechos, imputado en distintas causas por delitos de lesa humanidad), todos estos nombres, siempre aparecen asociados con el del "PCI" Néstor Luis Montezanti.

Ahora, detengámonos en un documento citado al pasar, y publicado por aquella revista "Cabildo" que editaba Vicente Massot. En esa misma edición, dicho sea de paso, hay un panegírico del general Vilas, coincidente hasta en sus palabras con editoriales que publicó La Nueva Provincia, en el mismo sentido. Todo pareciera escrito por una misma pluma: la de Vicente Gonzalo Massot.

El documento de marras lleva el epígrafe "Gráficos de la Policía Federal". Es una especie de organigrama artesanal de la "subversión cultural". En el cuadro correspondiente a la Universidad Nacional del Sur, en lugar de poner algunos apellidos de sospechosos o presuntos subversivos, alguien escribió "TODOS (podría leerse que para la Inteligencia policial militar, en la UNS eran todos "subversivos"). También puede advertirse que varios de los docentes cuyos apellidos figuran en ese organigrama corresponden a profesores que luego fueron expulsados, perseguidos y en algunos casos muertos por patotas o grupos de tareas.

La primera pregunta que uno puede hacerse es cómo llegó a manos de la revista "Cabildo" ese documento secreto policial. La respuesta es obvia: el secretario de redacción de la revista y editorialista de La Nueva Provincia integraba la comunidad informativa y de Inteligencia que primero marcó los "blancos" y luego mandó a ejecutar los crímenes.

Una segunda pregunta posible es quién proporcionaba los nombres de los profesores, funcionarios y estudiantes señalados como "subversivos".  Respuesta: los PCI del terrorismo de Estado, como Montezanti, quienes actuaban encubiertos en cada casa de estudios.

Un procedimiento semejante se empleó con la "subversión" en el ámbito sindical. Los nombres y apellidos de los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Angel Loyola, delegados gremiales de los trabajadores de La Nueva Provincia que habían osado liderar una huelga para pedir mejoras salariales, estaban al tope de una lista puesta en manos de la Prefectura y la Armada (puesta por quién, cabe preguntarse).

Aquellos delegados gráficos, honrados trabajadores que ni siquieran tenían militancia político partidaria, fueron secuestrados, torturados y asesinados, y sus cadáveres arrojados a la vista de otros trabajadores de La Nueva Provincia y de la ciudad entera, como amenaza y escarmiento.  

El diario en el que se desempeñaban, como jefe Heinrich y como encargado de sección Loyola, dedicó sólo unos pocos centímetros a reportar sus muertes, en una página de información general. Terrorismo de Estado, en versión bahiense.

De los actores principales de estos delitos de lesa humanidad cometidos en Bahía Blanca al comienzo del ciclo del terrorismo de Estado, sólo quedan tres con vida: el mencionado coronel Riveiro (condenado por la justicia francesa y actualmente prófugo), el empresario Vicente Massot (imputado y con una falta de mérito que fue anulada) y el camarista Néstor Montezanti, suspendido en sus funciones por la Magistratura y a punto de ser sometido a un jury, pero que fue repuesto en sus cátedras universitarias por la Cámara local.

Estamos en vísperas de elecciones generales en el país y no es impensable que tanto el holding que controla Massot como ese sector de la corporación judicial que cuida a Montezanti estén tomando sus recaudos y haciendo previsiones para cumplir con un nuevo "plan de operaciones", esta vez con el objetivo de conseguir la definitiva impunidad.


 
 
 
Chile:Referente mapuche dice que el supuesto tráfico de armas "es un invento"

Mapuche dice que lo del tráfico de armas es un invento

(Santiago de Chile) El referente mapuche José Nain, cofundador de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), denunció que el supuesto tráfico de armas desde Argentina "es un invento" montado por las autoridades chilenas y reclamó una salida política al [...]

Comenzó el nuevo juicio a Etchecolatz, Minicucci y otros siete represores de la dictadura

Comodoro Py: Comenzó un nuevo juicio a Etchecolatz

El ex director de Investigaciones de la Policía Bonaerense Miguel Etchecolatz comenzó a enfrentar hoy un nuevo juicio oral y público, en medio de reclamos y de gritos de familiares de las víctimas. En este caso, se juzgarán los crímenes de lesa [...]

Desaparición de Julio Jorge López: Avruj ratificó a sus hijos que el Estado será querellante

Caso Jorge Julio López: El Estado será querellante

El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, ratificó a los hijos de Julio Jorge López que el Estado será querellante en la Causa. Avruj recibió a Rubén y Gustavo López en la sede de la Ex ESMA donde, dijo, mantuvo con ellos una [...]

Santa Fe: El juicio del centro clandestino de detención "La Casita" comienza el próximo miércoles 7

Santa Fe - "La Casita". El juicio comienza el miércoles

El Tribunal Oral Federal de Santa Fe fijó el 7 de septiembre como fecha de inicio del juicio oral y público contra cinco imputados en crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención "La Casita", durante la última dictadura. [...]

 
 
Centro de información judicial - Les humanidad
 
 
Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
 
HIJOS
 
Madres de Plaza de Mayo
 
Abuelas de Plaza de Mayo
 
Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
 
Memoria Abierta
 
 
 
Telam